Un viajero independiente desde que nace, el tiburón azul recorre los océanos del mundo del Atlántico al Pacífico, y viceversa; en travesías que pueden superar los 9000 km. La también llamada tintorera (Prionace glauca) atrae a buzos y turistas por el elegante color azul metálico y la estilizada forma de su cuerpo.

Este es uno de los tiburones que se puede encontrar en el Perú y también uno de los más pescados.

Entérate más sobre esta especie, considerada como Casi Amenazada en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Un experto en camuflarse

El color de la piel del tiburón azul es muy particular. El lomo y sus laterales son azul metálico intenso mientras que la zona de su vientre es de color blanco bien definido. También tiene largas aletas pectorales. Este contraste, sin duda, le proporciona el camuflaje perfecto al momento de buscar sus presas en mar abierto. Otra zona de su cuerpo que le ayuda en la caza es su hocico largo y en forma de cono.

Comen peces pequeños

Los tiburones azules se alimentan de peces que están más cerca de la superficie como caballas y sardinas, aunque tienen preferencia por los calamares y pulpos. Adicionalmente, también se alimentan de moluscos, pequeños tiburones y aves marinas.

Recorre grandes distancias

Desde que nace el tiburón azul es muy independiente. Se trata de una especie que prefiere estar en la superficie que en las profundidades marítimas, pero puede llegar a los 350 metros. Incluso, por las noches se atreve a aventurarse cerca de las costas.

Veloz e incansable nadador

El tiburón azul es una de las especies de escualos más veloces y migratorias del mundo. Prácticamente da la vuelta al mundo entre aguas templadas y tropicales. Se ha registrado que viaja distancias mayores a los 9000 km, en travesías que van desde Canadá hasta las costas de Argentina, luego de Noruega a Sudáfrica. También entre Sudáfrica, el Mar Arábigo e Indonesia.

Las hembras son más robustas

Esta especie de escualo es considerada de tamaño intermedio dentro de la familia de los tiburones. El tiburón azul macho llega a superar los tres metros de longitud y se ha registrado un peso máximo de 205 kilos. De hecho, las hembras desarrollan, cuando están en periodo de reproducción, entre 4 y 35 crías, que al nacer miden aproximadamente 40 centímetros. Por ese motivo es necesario que las hembras sean más grandes

Tiene una dentura perfecta

Su dentadura es simétrica. Los  casi 30 dientes superiores del tiburón azul son triangulares y tienen bases que se superponen entre sí. En tanto, los de la mandíbula inferior son otros 30 y tienen borden dentados muy finos y erectos. Una maravilla de la naturaleza. Como todos los tiburones, pierden sus dientes con facilidad, pero los renuevan toda la vida.

Principales amenazas

Se estima que mueren entre 10 y 20 millones de tiburones azules debido a la captura incidental es decir, cuando son atrapados en las redes de pesca industrial y artesanal. Por otro lado, la pesca deportiva también es otra amenaza que afronta esta especie. Después de la muerte, su carne se contamina rápidamente con las propias sustancias que segrega su cuerpo y, por lo tanto, no se valora ampliamente, pero existe un mercado lucrativo para sus aletas. Es necesario indicar que la talla mínima de pesca en el Perú, según IMARPE, es de 160 centímetros, y debe ser respetada para contribuir a la sostenibilidad del mar peruano.