Terminal pesquero

Terminal pesquero

Photo Credit: Oceana

La carne de tiburón es tan popular en el Perú que muchos de nuestros platos marinos lo tienen como insumo. La relación entre peruanos y tiburones no es nueva, ya que se han encontrado evidencias del consumo de este animal en las cerámicas y utensilios de la cultura Nazca. Mientras que es una de las figuras más recurrentes de la cultura Lima, que empleó los dientes de tiburón como ofrendas.

Sin embargo, hoy en día hay poco conocimiento público sobre los tiburones que viven en el mar peruano. Así lo comprobó una encuesta realizada a más de 2000 pobladores de la costa peruana y publicada por la revista científica PLOS ONE. El estudio señala que el consumo de este animal es bastante alto en el país, el 72% señaló haber comido carne de tiburón, sobre todo en la costa norte.  No obstante, menos de la mitad pudo indicar al menos una especie.

Mercado

El tollo, un nombre paraguas

La investigación revela que la mayoría de consumidores de tollo no sabían realmente que estaban consumiendo carne de tiburón. Es así que solo 2 de cada diez era consciente de lo que estaba comprando. Esto seguramente porque los comerciantes los ofrecen como “tollo azul”, “tollo gato” o “tollo diamante” o simplemente “azul”, eliminando de esta forma cualquier referencia directa a los tiburones. Es necesario aclarar que la práctica de cambiar el nombre a las especies de peces, no es exclusiva de Perú, también ocurre en países como Estados Unidos.

“Bajo el nombre de tollo se mezclan muchas especies como tollo común (Mustelus whitneyi). También se venden crías de otros tiburones como el martillo. Matan a las hembras y sacan a los pequeños tiburones martillo, les cortan la cabeza y los venden como el famoso ‘tollo de leche o bebé’”, señala Juan Carlos Riveros, director científico de Oceana Perú y uno de los autores del estudio.

Tiburón martillo

Otro dato curioso es que más de la mitad de los 2000 participantes en la consulta sí reconocía que los tiburones habitan en el mar peruano, aunque solo unos 400 encuestados fueron capaces de nombrar al menos una especie de tiburón.

¿Asesinos crueles?

Se sabe que los peruanos y, en general la población mundial, les tienen cierta aversión a los tiburones por la mala fama que le han hecho en los medios de comunicación, sobre todo en las películas.

Por ejemplo, las noticias sobre tiburones se han centrado casi exclusivamente en los ataques de tiburones y sus efectos negativos en los seres humanos, descuidando otros temas apremiantes como su estado de conservación actual o sus roles ecológicos.

En ese sentido, el estudio, publicado en la revista científica PLOS ONE, indica que los peruanos tememos a los tiburones y los vemos como “devoradores de hombres” o “asesinos crueles”, las palabras que se le vienen a la cabeza de los encuestados son "miedo", "peligroso", "terror", "sangre", "muerte" y "asesino".

Sin embargo, no se han reportado ataques de tiburones en el mar peruano hasta la fecha, es más, a nivel global los índices son muy bajos, pues en el 2017 solo ocurrieron 5 accidentes fatales.

Tiburón

Es momento de mejorar su reputación

Esto no hace sino evidenciar que se necesitan realizar campañas a favor de mejorar la reputación de los tiburones en el Perú y alentar su consumo, pero de una manera sostenible. Lo que implica promover su trazabilidad, es decir, la cadena productiva que se emplea para llevarlo del mar a la mesa de los consumidores.

Sin duda, el conocimiento sobre los tiburones es fundamental para conocer la importancia de esta especie como fuente de empleo y alimento para la población nacional. En la actualidad, como la mayoría de peruanos desconocen datos importantes de los tiburones como su presencia en el país, su consumo, su vulnerabilidad y su conservación en aguas peruanas, es poco probable que exijan mejoras en la gestión y aplicación de la pesca. Ahora más que nunca se necesita recuperar la conexión entre los peruanos y los tiburones.