Es un problema global que afecta nuestra economía, nuestra salud y la riqueza de los océanos. La sustitución de especies es la práctica de vender una especie bajo el nombre de otra. Puede producirse en cualquier eslabón de la cadena de suministro: desde el procesado y empaquetado, hasta el restaurante o distribuidor.

Incluye vender varias especies bajo un mismo nombre común, suplir pescados de alta demanda con otros más baratos, ofertar especies con apelativos populares o bajo una mezcla de nombres.

Aunque el pescado es uno de los alimentos más populares en el Perú, aún se da poca o ninguna información a los consumidores sobre su procedencia. Debido a qué se carece de un sistema para identificar los productos marinos del mar a la mesa.

La sustitución de especies genera pérdidas económicas y desconfianza en el consumidor. A la par, incentiva la sobrepesca, puede camuflar la pesca ilegal y daña el medio ambiente, ya que va en contra de esfuerzos por proteger especies amenazadas.

Las organizaciones de conservación marina Oceana Perú y ProDelphinus publicaron un estudio que revela un preocupante nivel de sustitución de especies en la venta de pescados en Lima Metropolitana

Descargar el informe