Segunda temporada de pesca de anchoveta 2016 alcanzó quinta parte de la cuota con alta incidencia juveniles



Press Release Date

Viernes, Diciembre 2, 2016
Ubicación: Peru

Hasta el momento se han cerrado 24 zonas de pesca para evitar la captura excesiva de juveniles, pues algunos puertos han presentado hasta 97% de incidencia. Gobierno debe fijar límites globales de captura de juveniles en cada temporada.

La segunda temporada de pesca de anchoveta 2016 ya alcanzó el 20% de la cuota de 2 millones de toneladas métricas otorgada por el Ministerio de la Producción (PRODUCE), pero la alta cantidad de juveniles es aún un reto para la sostenibilidad del recurso. Aunque los cierres preventivos de zonas de pesca previenen la extracción excesiva de juveniles, se necesita implementar límites globales de captura de juveniles en cada temporada, recomienda Oceana en su segunda evaluación científica de la actual temporada.

De acuerdo a la información del Instituto del Mar del Perú (IMARPE) se ha descargado 380,591 toneladas de anchoveta al 28 de noviembre, lo que representa alrededor de la quinta parte de la cuota. Sin embargo, la escasez de cardúmenes grandes y la elevada cantidad de juveniles ha obligado al Gobierno a disponer hasta 24 cierres preventivos hasta el momento. Puertos como Chimbote y Huacho han presentado altos índices de juveniles, con un máximo de 97% en este último al 24 de noviembre.

Los periodos de cierre hasta por 5 días y las nuevas medidas para reducir descartes en el mar han amortiguado el impacto sobre los juveniles, pero aminora las descargas, por lo que en el escenario más optimista se podría alcanzar el 50% de la cuota antes del final del año.

Por ello, es necesario que IMARPE presente recomendaciones específicas acerca del volumen de juveniles que puede ser extraído del total de la cuota sin comprometer la recuperación del recurso, lo que asegura la base biológica del modelo de negocio actual.

Aunque la cantidad de juveniles estimado en el crucero de evaluación previo a la apertura de la temporada (86% en número y 49% en volumen) es una señal de recuperación del stock, se requiere que gran parte de estos sobrevivan a las faenas de pesca, para llegar a crecer y reproducirse con miras a una próxima temporada el 2017.

De otro lado, la disposición del Gobierno a compartir información es destacable, pero se debe mejorar el acceso a la información científica que sustenta las disposiciones legales. Hasta la fecha, informes claves no han sido publicados en los portales de las entidades involucradas, como sucede con el reporte de la situación del stock norte-centro al 01 de noviembre de 2016.  

En ese sentido, se debe mejorar la difusión de la información técnica sobre la cual se basan las decisiones de pesca, así como propiciar el diálogo con los pescadores, labor que debe ser liderada por PRODUCE. En síntesis, la perspectiva deja abierta la posibilidad de un cierre temprano de la temporada con la finalidad de reducir la captura de juveniles y mejorar las posibilidades de tener una exitosa y abundante primera temporada de pesca el 2017.

Descargar el informe