Embarcaciones pesqueras en Chimbote
Chimbote, el mayor puerto pesquero de anchoveta en el Perú
Juan Carlos Sueiro

El Ministerio de la Producción (Produce) publicó el Decreto Supremo que establece “Medidas para fortalecer el control y vigilancia de la actividad extractiva para la conservación y aprovechamiento sostenible del recurso anchoveta”, el cual busca eliminar los descartes de juveniles en el mar e introducir nuevas tecnologías de control.

La norma dispone el uso obligatorio de la bitácora electrónica para reportar las capturas a PRODUCE, así como designar a un miembro de la tripulación para realizar el muestreo biométrico (para obtener una muestra representativa de las tallas de captura); el uso de un radio transmisor e incluir a un observador del Instituto del Mar del Perú (IMARPE) en la declaración del zarpe.

Asimismo, se contempla la futura inclusión de otras tecnologías de control como las cámaras de videovigilancia a bordo de embarcaciones. Aunque estas medidas aplican para todas las flotas pesqueras que extraen anchoveta, ya sea para la producción de harina o para el consumo directo, la flota artesanal irá aplicándolas de forma progresiva. 

Por otro lado, con este decreto se amplia el periodo de los cierres preventivos en zonas donde se detecte cantidades de juveniles o pesca incidental que superen los límites de tolerancia legales. Así, el plazo máximo de 48 horas pasará a durar hasta 5 días.

Pesca de juveniles y descartes en el mar

Los descartes en el mar de ejemplares juveniles de anchoveta, que aún no alcanza la talla mínima de 12 cm; pone en riesgo la renovación de la población y en consecuencia la sostenibilidad del recurso.

Esta práctica suele realizarse cuando se excede el límite de tolerancia del 10% del total de lo capturado. Por otro lado, esta mala práctica también obedece a que durante las faenas de pesca, a menudo se obtienen otras especies distintas de las previstas. Esta pesca incidental es descartada en el mar generando un daño en el ecosistema marino.

Por ello, la información oportuna sobre la presencia de ejemplares de tallas menores y la introducción de medios para la vigilancia permitirá establecer medidas como la suspensión temporal de la pesca en las zonas detectadas, lo que aporta en la protección del recurso.

Recomendaciones

Este importante avance debería ser reforzado a mediano plazo con la identificación y promoción de tecnologías que mejoren la detección de ejemplares juveniles incluso antes de lanzar las redes al agua. Ello tendría un impacto económico positivo, ya que permitiría discriminar la composición de un cardumen por las tallas de los ejemplares, con lo que se ahorraría tiempo en las faenas.

Los avances tecnológicos también deben ser utilizados para monitorear las operaciones de pesca, por ejemplo detectar el número de lances al mar, lo que también desincentivaría el descarte de recursos.

Asimismo, la información recolectada también debería servir para para mantener informado al gremio de pescadores e industriales, que en más de una ocasión se han visto enfrentados por información contradictoria sobre la presencia de juveniles o ejemplares en reproducción en la pesca. Hacer pública la información sin afectar la confidencialidad de los actores involucrados sería un gran paso hacia la necesaria transparencia en la gestión de los recursos naturales del país.

A continuación:

¿Qué puede hacer el Congreso para combatir la pesca ilegal en el Perú?

Leer el artículo siguiente