Embarcación de acero pescando anchoveta en Ilo
Embarcación de acero pescando anchoveta en Ilo
Juan Carlos Sueiro

El límite de captura de anchoveta no es suficiente para evitar la sobrepesca, pues no contempla el volumen extraído por la pesca artesanal y de menor escala que se destina al consumo humano directo.  

Perú lleva más de medio siglo pescando anchoveta para producir harina y aceite de pescado, en el cual hemos pasado de una competencia desenfrenada por pescar en el menor tiempo posible la cuota global a un sistema de cuotas individuales por embarcación.

La cuota global de captura (TAC, por sus siglas en inglés) para la flota de mayor escala es la principal herramienta de manejo pesquero para este recurso. Su objetivo es asegurar la sostenibilidad de la pesquería de anchoveta definiendo un límite global de captura.  Esta medida de manejo puede ser muy efectiva para evitar la sobrepesca y cuidar la salud del ecosistema siempre que sea bien utilizada.  Sin embargo, en el caso peruano, existen vacíos legales y errores de diseño que limitan sus resultados.

  1. La cuota de captura únicamente considera las capturas de la flota de mayor escala

La TAC de anchoveta se calcula en base a estimaciones del Rendimiento Máximo Sostenible (RMS). El RMS consiste en el volumen máximo promedio que es posible extraer de una especie durante un período definido y bajo condiciones ambientales constantes.

Idealmente, esta cuota debería incluir las capturas tanto de la flota industrial, que se destina a producción de aceite y harina de pescado; como de la flota artesanal y de menor escala, destinada al consumo humano directo. Esto permitiría controlar el volumen total de capturas y manejar de manera más sostenible la pesquería.

El cálculo de la cuota de cada temporada de pesca de anchoveta debe cumplir con un punto de referencia biológico establecido por el Instituto del Mar del Perú (IMARPE). Así, se debe garantizar que queden  5 millones de toneladas de anchoveta desovante al inicio del proceso reproductivo de la siguiente temporada, esto asegurará la reproducción del stock y la pesca en el futuro.

Pero con el sistema actual no se cumple con este punto de referencia, pues la cuota solo toma en cuenta lo extraído por la pesca industrial. Solo la flota industrial posee una TAC, los artesanales y de menor escala no están sujetos a una cuota. Asimismo, la estimación de la cuota sólo considera lo que requieren las embarcaciones industriales, y no toma en cuenta las capturas de la flota artesanal y de menor escala, destinadas al consumo humano directo. IMARPE debería tomar en cuenta la extracción de la flota artesanal y de menor escala, para obtener el máximo que puede extraer la flota industrial en una temporada.

Si bien se afirma que la cuota autorizada por PRODUCE considera la extracción de la pesca artesanal y de menor escala, no existe una normativa explícita para garantizar que se realice esta estimación.

2. No existe un proceso definido para determinar la TAC de forma transparente y responsable

Con el fin de obtener un cálculo realista y no afectar a la población de nuestro recurso pesquero más importante, se realizó un notorio avance en febrero del 2015 mediante,  la introducción del concepto de Límite Máximo Total de Extracción (LMTE) a través del Decreto Supremo 006-2015-PRODUCE¹.

Esta norma determina que el cálculo de la cuota de mayor escala debe restar el volumen estimado de anchoveta que requerirá la flota artesanal y de menor escala del LMTE. Lamentablemente, esta norma aún no puede ser aplicada, ya que PRODUCE no ha cumplido con aprobar los lineamientos para realizar este cálculo.

Si bien IMARPE publicó su protocolo para la estimación de cuota en el 2015, esta  es insuficiente, ya que la decisión final depende del Ministerio de la Producción (PRODUCE).  

Pero PRODUCE no cuenta con un procedimiento claro y explícito que transparente el proceso de toma de decisiones y los criterios utilizados en el mismo para definir una u otra cantidad. De otro lado, no se ha establecido el nivel de riesgo que puede asumir PRODUCE si no cumple con el límite de referencia biológica de 5 millones de TM de anchoveta desovante , lo que aporta un alto nivel de discrecionalidad a su decisión, por lo cual es más probable que la cuota rebase los ìndices sostenibles.

Aún con la voluntad correcta, faltan procedimientos y criterios claros. Así no se posee datos de desembarque que sean confiables, ya que el país carece de un sistema de control de descargas para estas flotas.

Los expertos indican que PRODUCE subestima los volúmenes de extracción de anchoveta de la flota artesanal y de menor escala, así como la captura generada por la pesca ilegal (se estima entre un 20% y un 40%).

Por lo tanto, el volumen total de anchoveta extraída cada temporada podría ser significativamente mayor al Rendimiento Máximo Sostenible, por ello es imprescindible aplicar un enfoque precautorio al fijar las TAC.

5 reformas fundamentales para lograr una cuota global sostenible

Para conseguir un enfoque ecosistémico y un manejo sostenible de la pesquería de anchovea es prioritario:

  1. Asegurar que la TAC se establece en base a información científica completa y confiable.  Considerando las necesidades del ecosistema, específicamente de las  especies dependen de la anchoveta como principal fuente de alimento.

  2. Establecer criterios para calcular la TAC con un enfoque precautorio cuando las condiciones climáticas lo requieren, para minimizar los impactos de eventos como El Niño y permitir la rápida recuperación de la especie.

  3. Considerar los volúmenes de captura total extraídos por la flota industrial, de menor escala y artesanal en el cálculo de la TAC de la flota industrial.

  4. En el mediano plazo, establecer cuotas de captura para la flota artesanal y de menor escala.

  5. Establecer reglas para garantizar la transparencia y el acceso a la información, que faciliten la rendición de cuentas respecto a las decisiones de manejo adoptadas.

Estas medidas no serán posibles sin la existencia de información científica completa y fiable, lo que a su vez requiere implementar un sistema de control efectivo de las descargas de la flota artesanal y de menor escala.

A continuación:

El ABC de la anchoveta

Leer el artículo siguiente