A pesar del rol crítico de los océanos para nuestra supervivencia, salud y economía, una vez más, el mar y la pesca han sido relegados en estas elecciones 2016. El mar peruano tiene un rol vital en la economía y bienestar social del Perú.

Es una fuente de empleo importante no solo en el propio sector pesquero sino en sectores claves de la economía peruana como son la gastronomía y el turismo. Además, contribuye a la seguridad alimentaria y a la salud ambiental del Perú.  

Un tema de esta importancia debe ser discutido por  los candidatos a la presidencia del Perú y éstos deben tomar posiciones al respecto. Con el objetivo de ofrecer aportes para el debate, Oceana ha difundido sus propuestas para la gestión sostenible y transparente de las pesquería y la conservación del mar peruano.

Estas propuestas se enmarcan en 5 ámbitos:

1. Manejo sostenible de pesquerías  

La sostenibilidad en el tiempo de los recursos marinos es esencial para economía del Perú. Las medidas de manejo (vedas reproductivas, establecimiento y respeto de las tallas mínimas, cierres por presencia de peces juveniles y reproductores) deben estar basadas en criterios e indicadores biológicos que permitan la adaptación ante situaciones de alto riesgo como El Niño y el cambio climático.

2. Promoción de la pesca artesanal

La pesca artesanal es crítica para la seguridad alimentaria del país. Por ello es esencial reconocer  la diversidad del sector artesanal y promover su formalización. Hoy en día, las primeras 5 millas marinas son exclusivas para la pesca artesanal, pero esta medida debe ser fortalecida ante los continuas alertas sobre pesca ilegal en este ámbito. 

 

[Descarga el informe: Agenda Azul al 2021 para la gestión pesquera y el mar peruano]

 

3. Control efectivo de las actividades pesqueras.

La reducción de la pesca ilegal, no regulada  y no reportada es una prioridad de interés nacional, ya que esta tiene lugar en todas las pesquerías y afecta la viabilidad económica de las pesquerías peruanas. Para ello es crucial mejorar el control y fiscalización Empoderando a los Gobiernos Regionales y mejorando la coordinación con el Ministerio de la Producción.

Las medidas necesarias para fortalecer el control pesquero tienen un amplio espectro y van desde la creación de la Superintendencia Nacional de Pesca y Acuicultura hasta el mayor control puertos pesqueros peruanos donde descargan embarcaciones extranjeras que pescan tanto dentro como fuera del dominio marítimo peruano.

4. El fortalecimiento de la  gobernanza y la institucionalidad

Una institucionalidad fuerte es la base para una buena gestión pesquera y por ello debe es esencial asegurar la  credibilidad del  ente científico, el Instituto del Mar del Perú (IMARPE), así como el cumplimiento de las normas que rigen la actividad y las competencia para adoptar las decisiones de manejo.

5. La protección y buena gestión de hábitats marinos

Una de las herramientas que han demostrado ser más efectivas en la protección y recuperación de las pesquerías son las áreas marinas protegidas. Con un control efectivo de las actividades extractivas en zonas estratégicas las especies de interés pueden mostrar impactos positivos en los recursos dentro y fuera de las zonas protegidas, asegurando la abundancia de los recursos.

Con un buen manejo de los recursos marinos, sujeto a criterios biológicos, económicos y sociales, Perú puede recuperar el primer lugar que tenía entre las pesquerías del mundo.

El nuevo gobierno será el responsable de llevar a cabo importantes reformas en el sector y es necesario que la población conozca su posicionamiento al respecto.

[Descarga el informe: Agenda Azul al 2021 para la gestión pesquera y el mar peruano]