Playa Lagunillas, es uno de los lugares más visitados de la Reserva de Paracas y caleta de pescadores

Proteger nuestro mar no solo es una cuestión de conservacionistas, cuidar los bellos paisajes y animales va de la mano con el desarrollo económico.  Entérate por qué nos debe interesar que el Perú incremente la protección en sus dominios marítimos.

Despiertan en la oscuridad para ir al encuentro del amanecer en el mar. Los pescadores que arriban al puerto de Lagunillas en la Reserva Nacional de Paracas saben bien que la naturaleza es generosa, pero hay que invertir energía para obtener lo mejor de ella. Ellos extraen conchas de abanico de los bancos naturales en las concesiones otorgadas a la población en esta área natural protegida.

“Una reserva es como una mujer bonita, no es una más del montón, hay que saber apreciarla, saber conservar", nos explica Edith Ramos en los acantilados de Paracas. Esta  experimentada maricultora es la presidenta de Proyecto 2000, una de las 29 asociaciones artesanales ubicadas en la bahía.

Pero reconoce que nada es gratis en la vida y que el cultivo planificado les asegurará recursos e ingresos por mucho más tiempo. "No porque tengamos concesiones hacemos los que nos da la gana, al contrario, de aquí debe salir un producto excelente. El pescador de afuera puede sacar una concha de abanico chiquita, flaca, fea. Nosotros debemos sacar calidad, algo que diga que viene de la Reserva Nacional de Paracas”,  sentencia con la seguridad de quien ha crecido frente al Pacífico.

Cuarenta años después de su creación, Paracas no solo es la segunda área natural protegida más visitada del Perú, también es una de las tres únicas que abarca espacios marinos.  Si bien nuestro país tiene la porción de océano más fértil del mundo, aún existen muchas oportunidades para proteger y aprovechar lo mejor de este mar. ¿Cómo nos puede beneficiar? Cinco sencillas razones salen a flote para otorgarnos la respuesta.

1. Mantienen y recuperan nuestras especies y hábitats:

El principal beneficio de las áreas marinas protegidas es proteger la biodiversidad y los ecosistemas que proporcionan recursos y servicios para los seres humanos, más aún si se protege a especies amenazadas o en peligro de extinción, como sucede con el pingüino de Humboldt, la nutria marina o las aves guaneras. Así también permite la conservación de hábitats únicos como la fructífera corriente de Humboldt o el Mar Pacífico Tropical, aumentando la abundancia de peces.

2. Proporcionan Trabajo:

Las áreas marinas protegidas dan empleo a la población local a través de la pesca, fuente de ingresos en la actualidad para un cuarto de millón de peruanos y sus familias.  Estas zonas de protección mejoran la gestión pesquera de la mano con la gente, ya que respetan y fortalecen los derechos de la población local, así como las inversiones ya autorizadas para la empresa privada. Además, se abren oportunidades para la diversificación de las actividades económicas, como el turismo.

 

3. Aseguran la principal fuente de alimento de muchas personas:

Un mar protegido es más saludable y asegura que siempre haya alimento sabroso y nutritivo bajo las olas. De acuerdo a la ONU, para el 2050 habrá 9000 millones de personas en el mundo, entonces uno de los grandes desafíos será asegurar comida para todos. ¿Cómo dar de comer a un planeta que aumenta en unas 200 mil bocas cada día? Parte de la respuesta está en los océanos, estos tienen el potencial de brindar alimento rico en proteína a mil millones de personas.

El pescado es la segunda fuente de proteína para los peruanos, después del pollo, pues cada año consumimos en promedio 15 kg por persona. La zona del mar del norte peruano provee aproximadamente el 70% de la pesca de consumo humano directo en el Perú.

4.Son un atractivo turístico que genera ingresos  

El 80% de todo el turismo mundial está en zonas costeras, la protección de los espacios marinos tiene un gran potencial turístico. En el Perú podemos admirar el vuelo de las aves costeras, realizar pesca deportiva, nadar con tortugas verdes, avistar mamíferos marinos como las grandes ballenas jorobadas, disfrutar de una caminata frente a paisajes inolvidables.

En el Perú, durante el 2015 se registraron más de 1,6 millones de visitas a las áreas naturales protegidas, un aumento de 22% respecto al 2014. Estas son definitivamente un destino turístico muy apreciado que genera oportunidades de desarrollo económico para la población.

5. Son fuente de salud:

El mar es alimento, pero también el aire que respiras, ya que generan la mitad del oxígeno en la Tierra. No solo eso, protegen las regiones costeras ante desastres naturales y tienen un papel importante en la regulación del clima al ser la mayor reserva de carbono del planeta, pues absorben al menos un tercio de las emisiones de dióxido de carbono que producimos.

Crear un área marina protegida es una larga travesía en la que la población y la autoridad deben remar juntos para lograr que los pescadores tengan abundantes faenas, que las poblaciones locales florezcan con actividades económicas lucrativas y sostenibles y puedan seguir disfrutando de un entorno sano y diverso.

A continuación:

El anuncio de la creación de la Zona Reservada Mar Pacífico Tropical traspasa las fronteras del Perú

Leer el artículo siguiente