Las exportaciones pesqueras en tiempos de pandemia
Anchoveta industrial

Anchoveta industrial

Photo Credit: Andre Baertschi

Por: Juan Carlos Sueiro y Grecia Torres

Hace algunas pocas semanas hicimos un reporte acerca de la evolución de las exportaciones pesqueras en el Perú hasta el 29 de febrero de este año. La evolución hasta esa fecha estaba marcada por la dinámica propia de cada mercado, sólo para algunos giros se percibía el inicio del impacto de la pandemia del COVID 19.

En esta ocasión hemos incluido las exportaciones pesqueras de marzo y de abril 2020, en la fase de expansión mundial del virus y en el inicio de la cuarentena en el país. Cada giro productivo ha tenido impactos diferenciados, tomando en cuenta la diversidad de los productos o, principalmente, de los mercados.

El impacto en la harina de pescado

El mayor impacto está en las exportaciones de harina de pescado, que han tenido una reducción de hasta el 70% en abril comparado con enero del presente año, tal como se aprecia en la figura 1. Esto se explica porque China representa poco más del 80% de las ventas peruanas de este producto. Para el periodo considerado, China llevaba a cabo una cuarentena estricta y había cerrado varios puertos. Hay que tomar en cuenta, además, que había veda de anchoveta en el norte-centro del país, la cual fue levantada en mayo. A esto se suma que en el sur del país no había pesca industrial para harina de pescado por no ser considerada como una actividad esencial en esta emergencia sanitaria.

Figura 1. Exportaciones de harina de pescado en TM entre el 2015 y el 2019. Elaboración Oceana.

Sin embargo, es importante mencionar que, a pesar de la reducción en las exportaciones de la harina de pescado, las ventas para Chile y Ecuador no se han visto tan afectadas pues se realizan principalmente por vía terrestre.

Figura 2. Precio promedio de la harina de pescado entre el 2014 y el 2019. Elaboración Oceana.

En cuanto a las exportaciones de aceite de pescado (sin gráfico), a partir del abril del presente año comenzaron a reducirse. Ello se debería a un mayor periodo de producción y comercialización, sobre todo a una mayor diversidad de destinos, comparado con la harina de pescado.

Los productos para el consumo humano

Respecto a los productos para el consumo humano directo (CHD), se puede comprobar que, hasta el 30 de abril, su dinámica ha sido diferente debido a la diversidad de productos y al hecho que su comercialización abarca diversos mercados.

En relación con los productos congelados, en este periodo se percibe una reducción en la exportación especialmente de la pota y la merluza. Además, hay que tener en cuenta que antes de la cuarentena, la cuota de jurel ya había sido alcanzada por la pesca industrial.

Figura 3. Exportaciones de congelados en toneladas métrica entre el 2015 y el 2019. Elaboración Oceana.

Respecto a las conservas, pasa lo contrario, pues su exportación se ha incrementado en marzo y abril pasados. Esta situación no solo ha ocurrido en el Perú, (Undercurrent News, 2 junio). En las actuales circunstancias, las conservas representan un alimento duradero y al estar en un envase hermético, se perciben como más seguras.

Figura 4. Exportaciones de conservas en toneladas métricas entre el 2015 y el 2019. Elaboración Oceana.

La especie que más se ha exportado como conserva ha sido el atún y los principales mercados fueron Holanda, Estados Unidos e Inglaterra, países que al inicio de la epidemia no establecieron restricciones obligatorias, ni sociales ni económicas.

En relación con las exportaciones de curados (que incluye, algas, anchoas, ovas, aletas de tiburón entre las principales) vemos que han tenido una importante caída de más del 50% en abril, respecto a marzo. La exportación del 77% de productos curados tiene como destino a China.

Figura 5. Figuras de curado en toneladas métricas entre el 2015 y el 2019. Elaboración Oceana.

Las dos siguientes figuras (Figura 6 y 7) contienen las exportaciones del mes de abril (las figuras anteriores nos dan una idea comparativa con meses previos o posteriores)

Figura 6. Exportaciones conservas y curados en toneladas métricas en abril entre el 2012 y el 2020. Elaboración Oceana.

Figura 7. Exportaciones de productos congelados en toneladas métricas en abril  entre el 2012 y el 2020. Elaboración Oceana.

Estas dos gráficas muestran con claridad lo que hasta aquí hemos expuesto. El mes de abril del 2020, respecto a los años anteriores, se puede comprobar la caída en las exportaciones de los productos congelados y curados, mientras que el volumen de la exportación de conservas se mantiene.

Figura 8. Exportaciones en millones de dólares. Elaboración Oceana.

A inicios de siglo, 8.5 de cada 10 dólares de las exportaciones pesqueras peruanas provenían de la harina y del aceite de pescado. En el 2019 esa proporción se redujo a 5.50 por cada 10 dólares. En otros términos, mientras los ingresos corrientes por harina y aceite de pescado se duplicaron en ese periodo, el otro se ha multiplicado por nueve. Pota, langostinos, concha de abanico, perico, entre otros son los que han impulsado esta diversificación exportadora.

Respecto a los mercados internacionales, se espera también una recuperación, dependiendo de cada contexto, según los cambios en los comportamientos de los consumidores y las decisiones que tome cada gobierno. La inocuidad y por sobre todo la trazabilidad para las pesquerías peruanas serán más importantes en este nuevo contexto. Allí hay un trecho largo por recorrer, pero con un aporte importante a la competividad de las actividades pesqueras.