Las exportaciones pesqueras en tiempos de pandemia
Pesca de anchoveta peruana

Pesca industrial de anchoveta peruana

Photo Credit: Andina

El 2020 se avizoraba como un buen año para el sector pesquero y sus exportaciones. Sin embargo, la aparición del Covid - 19 y la declaratoria de la pandemia han cambiado esta perspectiva. El punto de quiebre en el Perú comenzó en febrero pasado, a partir de ese mes se evidencian los primeros efectos de la pandemia y la contracción comercial de las exportaciones pesqueras se hace más evidente. El 2019 fue un año positivo para las exportaciones de consumo humano directo (CHD) en el Perú.

Por Grecia Torres / Juan Carlos Sueiro, Dirección de Pesquerías de Oceana

Estas crecieron un 17% respecto al año anterior, principalmente por la venta de productos congelados como la pota. Solo los desembarques de este recurso crecieron en 41.5% para ese año (PRODUCE, 2019). Por otro lado, la exportación de harina de pescado en el 2019 cayó ligeramente (3%) pasando de 1,519 en el 2018 a 1,478 millones US$ en el 2019, mientras que la de aceite de pescado se incrementó en 11% respecto al 2018. Además, en ese año los ingresos por productos exportados para el CHI y el CHD redujeron su diferencia, representando el 55% y 45% respectivamente del total.

A comienzos de siglo, la proporción era de 80% a 20%. Si hablamos de productos exportados para el CHI, la harina de pescado tiene a China como nuestro principal comprador. Este país adquiere poco más del 80% de nuestra producción. En cuanto a los productos de CHD (fresco, congelado, conservas y curado), los mercados son más diversos. Sin embargo, entre China, España y Corea del sur concentran el 54 % de las exportaciones en este rubro. Son también, en conjunto, las que más empleo directo e indirecto generan en el país. Frente a estos buenos resultados, se esperaba mantener el crecimiento de las exportaciones pesqueras este año, ampliando la venta de productos de mayor valor. Pero este 2020 se presenta con un gran desafío para la salud pública y la economía mundial.

El brote de un virus en la ciudad de Wuhan en China, que en poco tiempo se convirtió en una pandemia, definitivamente viene afectando las actividades económicas en todo el mundo, y por supuesto, el sector pesquero peruano no es ajeno a esta realidad. En ese contexto, desde Oceana Perú venimos haciendo un seguimiento a las exportaciones pesqueras para conocer el impacto que viene generando esta pandemia. Este es un primer análisis con información de las exportaciones pesqueras peruanas hasta el 29 de febrero del 2020 y que muestra la dinámica de cada producto, sin evidencias aún de un shock externo significativo. La dimensión del impacto pandémico en las exportaciones pesqueras formará parte de la segunda entrega y una tercera que esperamos sea sobre la recuperación de nuestras exportaciones.

Exportaciones para consumo humano directo

Hasta febrero del 2020 las exportaciones se han mantenido normalmente en su gran mayoría. Los productos curados, principalmente las algas, la anchoveta y las aletas de tiburón, que se exportan en un 82 % a China, no se han visto aún afectados. En el caso de las exportaciones de conservas, básicamente el atún y la anchoveta que se venden a Europa y América Latina, disminuyeron al nivel más bajo desde el 2012 (comparando solo los meses de febrero de cada año).

Por otro lado, en productos congelados, se tuvo un crecimiento de 22% en el 2019, siendo China el principal comprador. Sin embargo, a partir de enero de este año se observa una contracción de las exportaciones hacia China y España, que es parcialmente compensada con las exportaciones de pota a otros países, sobre todo por el jurel y la caballa que fueron exportados a África. Ello explica este crecimiento que se observa en las exportaciones de congelados en el 2020.

Exportaciones para los productos de consumo humano indirecto

Respecto a la harina de pescado, los envíos a China, hasta el 29 de febrero del 2020 no se vieron significativamente afectados. Las ventas a futuro de mediados del 2019 se han empezado a entregar con la producción de la segunda temporada de ese año. Los volúmenes de exportación de aceite de pescado también disminuyeron en comparación al 2019, pero se encuentran aún dentro de sus umbrales de variación de los últimos años.

Por otro lado, el precio promedio por tonelada de harina de pescado viene cayendo desde agosto del 2019, pero por una desaceleración de la demanda China, a efectos de la gripe de cerdos que afectó ese país. Esto sumado a las ventas a futuro, a menor precio, de algunas empresas exportadoras.

Hasta aquí hemos visto que parte importante de las exportaciones pesqueras, hasta fines de febrero del 2020, ha estado dentro del marco de variaciones de los últimos años. Sin embargo, en algunos productos como la exportación de pota hacia China, las conservas y congelados hacia Italia y Francia, se evidencia el inicio de la gran contracción comercial como consecuencia de la pandemia. Mientras tanto, el gobierno anunció que desde mayo se permitirá la pesca de anchoveta para la producción de harina de pescado, al cierre de este reporte, se ha determinado una cuota de 2.4 millones de TM para la primera temporada de pesca 2020, pero aún no se conoce el reporte de IMARPE al respecto.

Lo que sí es seguro, es que la reactivación de las actividades pesqueras debe seguir determinados protocolos de bioseguridad y tener su plan la vigilancia, prevención y control del Covid-19. China, Estados Unidos y Europa son nuestros principales clientes de productos pesqueros. La evolución del COVID – 19 en el Perú y en estos lugares determinarán el impacto en las exportaciones pesqueras que desde febrero del 2020 ya vienen mostrando una contracción que definitivamente afectará al sector y al país.