Mejorar la protección de la biodiversidad marina y sus hábitats prioritarios

Los océanos del mundo son una fuente invalorable de bienes y servicios para la humanidad: nos proveen de alimentos, materias primas y energía; son importantes para las actividades de recreación y turismo; regulan el clima mundial, producen la mitad del oxígeno que respiramos y absorben casi el 30 % de las emisiones de CO2 que producimos los humanos. Los hábitats costeros protegen las ciudades y comunidades costeras de las tormentas y la erosión.

La diversidad de hábitats y ecosistemas presentes en la costa peruana, que van desde los manglares y bosques tropicales hasta los bosques de algas y fondos submareales, brindan un sinnúmero de servicios ecosistémicos. Toda esta diversidad –biológica y de actividades humanas–, unida al alto número de autoridades de los tres niveles de gobierno que tienen alguna competencia en estas zonas o en parte de ellas, conduce a una gestión fragmentada y desarticulada de la zona marino-costera, en desmedro de los recursos naturales que posee y que lleva a la degradación de sus ecosistemas y hábitats.

En este documento, Oceana presenta sus propuestas para mejorar la protección de la biodiversidad marina y sus hábitats prioritarios.

Descargar el informe