Las Áreas Naturales Protegidas (ANP) son importantes para la conservación de la biodiversidad, pero también como destinos naturales de millones de turistas en el mundo. En el Perú, los principales destinos turísticos son áreas naturales protegidas: el Santuario Histórico de Machupicchu, la Reserva Nacional Tambopata, la Reserva Nacional de Paracas, entre otras. 

Los océanos del mundo son una fuente invalorable de bienes y servicios para la humanidad, nos proveen de alimentos, materias primas, energía, son importantes para las actividades de recreación y turismo, regulan el clima mundial, producen la mitad del oxígeno que respiramos y absorben casi el 30% de las emisiones de CO2 que producimos los humanos.  Asimismo, los hábitats costeros protegen a las ciudades y comunidades costeras de las tormentas y la erosión. Un análisis económico estimó que los océanos aportan alrededor de 2.5 trillones de dólares a la economía mundial en términos de bienes y servicios producidos por la industria.  En el Perú, se estima que la pesquería aporta US$3200 millones y da empleo a alrededor de 225 mil personas.

Sin embargo, los océanos están en crisis debido al impacto de nuestras actividades, 29% de los stocks pesqueros mundiales están sobreexplotados y 61% plenamente explotados (es decir, las tasas de extracción no se puede incrementar) y sólo 10% tienen capacidad de expansión.  Además, 8 millones de toneladas de plástico son vertidas al mar cada año, el 50% de los corales y un tercio de las praderas submarinas han desaparecido, se estima que la temperatura de los océanos incrementará entre 3 y 5°C para el 2100 y el mar se está acidificando debido a las emisiones de gases de efecto invernadero .

Es urgente implementar una serie de estrategias para que los océanos, en nuestro caso el mar peruano, sigan proveyendo sus bienes y servicios. La creación y manejo efectivo de áreas naturales protegidas en el ámbito marino costero no solo está especificada en la legislación peruana, que incluye los convenios internacionales ratificados por el Perú (ver anexo), sino que son de vital importancia para tener ecosistemas saludables, resilientes y productivos que proveen de recursos para el bienestar humano. Varios análisis demuestran que las áreas marinas protegidas pueden contribuir a la reducción de la pobreza, la seguridad alimentaria, creación de empleo y protección de las comunidades costeras.

Descargar el informe