Los océanos juegan un rol crítico para nuestra supervivencia, salud, economía y bienestar. Sin embargo, una vez más, en estas elecciones el mar y la pesca han sido relegados en el debate electoral.

Conservar el mar peruano y lograr un manejo eficiente de las pesquerías es proteger un motor de nuestra economía, ya que éstas generan en promedio 250 mil empleos y US$3200 millones. Además, contribuye a la seguridad alimentaria al ser una gran fuente de proteína animal, que alcanzaría para servir  más de cinco millones de raciones diarias en hogares, restaurantes, puestos de venta de comida e instituciones diversas.

Sectores claves de la economía como el turismo y la gastronomía dependen de la buena gestión de las pesquerías. Solo el sector gastronómico genera una cadena de valor de más de  US$3750 millones al año y el 20% de los ingresos de la población económicamente activa.

De igual manera, los océanos producen la mitad del oxígeno que respiramos y son la mayor reserva de carbono, ya que absorben casi el 30% de las emisiones que producen los humanos. Asimismo, los hábitats costeros protegen a las ciudades y comunidades costeras de las tormentas y la erosión.  Por ello, el Perú se ha comprometido a proteger el 10% de su dominio marítimo al 2020.

En este documento Oceana presenta propuestas para la gestión sostenible y transparente de las pesquerías,  la reducción y control efectivo de la pesca ilegal, la mayor contribución de la pesca a la nutrición, seguridad alimentaria y gastronomía, así como la conservación de los hábitats marinos y especies amenazadas.

Descargar el informe