Tráfico ilegal de vida silvestre debe ser tipificado como crimen organizado

Tráfico ilegal de vida silvestre debe ser tipificado como crimen organizado



Press Release Date

Lunes, Septiembre 7, 2020
Ubicación: Perú
Contacts:
Elizabeth Quiroz Barco: lquiroz@oceana.org
Sandra Otoya: sotoya@oceana.org

Estos crímenes generan graves impactos ambientales, además de económicos y sociales, advierte Oceana.

• El tráfico de vida silvestre es una de las mayores actividades del crimen organizado transnacional, luego del tráfico de drogas y armas.
• El comercio ilegal de productos hidrobiológicos no regulado, no reportado o irregular, genera entre US$ 4200 y 9500 millones por año en el mundo.

El tráfico ilegal de vida silvestre, así como la extracción y procesamiento ilegal de especies, son delitos ambientales que deben ser incluidos dentro de los alcances de la Ley de Crimen Organizado (Ley 30077), ya que esto permitirá contar con las herramientas adecuadas para investigar las redes criminales dedicadas a esta actividad, asociada a otros delitos como el lavado de activos y corrupción.

Estos crímenes generan graves impactos ambientales, además de económicos y sociales, advierte Oceana, ya que la depredación de especies y destrucción de ecosistemas ponen en peligro los recursos de los que dependen poblaciones locales y son una potencial fuente de enfermedades emergentes con la COVID19.

La organización de conservación marina, que viene impulsando la modificación de la Ley de Crimen Organizado desde el 2018, insta al Congreso de la República a debatir el Proyecto de Ley 6051-2020-CR presentado recientemente en el Parlamento por el Congresista Alberto de Belaunde.

“La modificación de la Ley de Crimen Organizado ha sido propuesta en el Congreso desde el 2018, contando incluso con un dictamen favorable de la Comisión de Justicia, pero su debate siempre ha sido postergado. Esta inclusión permitirá aplicar mecanismos en la investigación, juzgamiento y sanción de estos delitos como levantar el secreto bancario y la reserva tributaria, así como la inhabilitación de funcionarios públicos involucrados”, indica Carmen Heck, Directora de Políticas de Oceana Perú.

La extracción y procesamiento ilegal de recursos hidrobiológicos son un claro ejemplo de esto, ya que implican diversas fases de la cadena productiva, desde el empleo de embarcaciones sin permisos de pesca, la obtención y uso ilegal de explosivos, y el procesamiento en plantas clandestinas.

De acuerdo a un reporte publicado por Oceana, en la costa centro y norte se han identificado 62 centros de producción presuntamente involucrados en el procesamiento ilegal de harina de pescado.

A la par en los últimos años se han dado cuantiosos decomisos de aletas y troncos de tiburones con restricciones para el comercio internacional. Tan solo entre el 2018 y 2019 se han incautado más de 30 toneladas de partes de especies de tiburones protegidas.

Estos delitos no se han detenido durante el estado de emergencia decretado por la pandemia del coronavirus COVID-19, remarca Heck, “El comercio ilegal de vida silvestre y la pesca ilegal están evolucionando y adaptándose rápidamente a este escenario, pese a los esfuerzos de entidades como el Ministerio Público, la Policía y SUNAT para combatirlos. Por eso se debe empoderar a estas instituciones con las herramientas adecuada para identificar y desarticular las organizaciones criminales que lucran con estas actividades ilegales”, puntualiza.

DATOS

• El comercio ilegal de vida silvestre en el mundo (sin considerar madera y especies acuáticas) representa entre 7800 y 10 000 millones de dólares por año, indica SERFOR.
• Solo entre el 2014 y el 2016 se produjeron 90 mil toneladas de harina ilegal en todo el Perú, según la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP.
• Durante el estado de emergencia se decomisó más de una tonelada y media de tiburón diamante, especie protegida para el comercio internacional, así como la intervención de una planta ilegal de conservas en Chimbote.