Oceana lamenta apertura de segunda temporada de pesca de anchoveta pese a evidencia científica contraria y en perjuicio del sector artesanal



Press Release Date

Jueves, Noviembre 5, 2015
  • Decisión del Gobierno Peruano de otorgar una segunda temporada de pesca de anchoveta compromete la sostenibilidad de la pesquería más importante del mundo.
  • Ignorar la ciencia ante el actual evento El Niño acarreará consecuencias negativas de largo plazo como ocurrió en eventos de similar magnitud en el pasado.

La organización internacional de conservación marina Oceana lamenta la decisión del Ministerio de la Producción (PRODUCE) de abrir una segunda temporada de pesca de anchoveta, pese a que la evidencia científica demuestra el alto grado de vulnerabilidad de esta especie frente al Fenómeno de El Niño.

Esta medida amenaza la sostenibilidad de la pesquería más grande del mundo, ya que podría sufrir un colapso poblacional, y prioriza a la pesca industrial en perjuicio de las 200 mil personas que dependen de la pesca de consumo humano directo como medio de vida.

Llama la atención que se dejen de lado los resultados del crucero de evaluación de setiembre realizado por el Instituto del Mar del Perú (IMARPE) que estimó una biomasa de 3.38 millones de toneladas, cantidad insuficiente para asignar una cuota de pesca, ya que se requiere un mínimo de 5 millones de toneladas de individuos reproductivos.

En su lugar se han priorizando los resultados de la exploración acústica conjunta llevada a cabo del 20 al 28 de octubre, pese a que esta evaluación es menos completa y utiliza una metodología que no ha sido probada con anterioridad. Incluso si se dan por ciertos estos resultados, existen varios problemas con el valor de biomasa utilizado para la definir la cuota de pesca:

  • La cuota se ha definido sobre un total de biomasa de 6.07 millones de toneladas
  • Para definir la cuota se debe utilizar sólamente la población adulta, la que  debe ser mayor a 5 millones de toneladas para proteger la sostenibilidad del stock
  • Se encontró que el 28% de la biomasa son juveniles (menos de 12 cm de largo)
  • Descontando los juveniles, sólamente hay 4.3 millones de toneladas de adultos, cantidad insuficiente para permitir la pesca esta temporada

Asimismo, el IMARPE describe una situación muy vulnerable de la anchoveta que exige medidas precautorias:

  • Acercamiento de la anchoveta a las áreas costeras: El 45% de la biomasa se localizó dentro de las primeras 10 millas adyacentes a la costa, en su mayoría juveniles y hembras reproductoras.
  • El proceso de desove continua, y podría haber  iniciado su fase de declive.
  • El nivel de bienestar de la anchoveta se encuentra por debajo de su patrón histórico, situación que se repite desde el 2014 y se ve reflejada en su bajo contenido graso y su mala condición física.

Cabe recalcar que el proceso de toma de decisión ha sido poco transparente, pues los reportes técnicos que sustentan esta decisión fueron hechos públicos luego de la publicación de la norma que autoriza la segunda temporada.  Asimismo, la cuota asignada a la industria de 1.11 millones de toneladas, no considera dejar una fracción para la pesca artesanal y de menor escala, como manda la normativa vigente.

“Esta decisión pone en riesgo la sostenibilidad del recurso, el abastecimiento a futuro y amenaza a las pesquerías de otras especies que dependen de la anchoveta. Más aún teniendo en cuenta que el propio reporte reconoce la presencia de un evento El Niño de intensidad fuerte que continuará hasta por lo menos finalizar el año”, expresó Patricia Majluf, vicepresidente de Oceana en Perú.

Por ello, Oceana hace un llamado al Ministerio de la Producción para que se restrinja la pesca dentro de las primeras 10 millas, donde están concentrados los juveniles. A la vez, es prioritario especificar las medidas de control y fiscalización en esta época de alto riesgo.