Oceana considera irresponsable cuota otorgada para primera temporada de pesca de anchoveta



Press Release Date

Viernes, Junio 17, 2016
Ubicación: Perú
  • Cuota de 1.8 millones de toneladas métricas se hizo a partir del escenario más favorable, pese a alto riesgo de no contar con las 5TM de adultos en la siguiente temporada
  • Oceana lamenta la falta de transparencia en el proceso de toma de decisión, estudio de IMARPE se publica tras autorización de apertura de la pesca.

La cuota otorgada por el Ministerio de la Producción (PRODUCE) para la primera temporada de pesca del stock centro-norte de anchoveta pone en serio riesgo a la pesquería más grande del mundo, ya que ha buscado maximizar las capturas considerando escenarios de condiciones ambientales favorables y de muy alto riesgo para el recurso.

Este viernes se autorizó una cuota de 1.8 millones de toneladas métricas (TM) de anchoveta en base a la estimación de una biomasa de 7.28 millones de TM, observada durante el último crucero de exploración hidroacústica del Instituto del Mar del Perú (IMARPE) que culminó el 15 de Junio.

A la par, PRODUCE ha autorizado una pesca exploratoria que partirá este 18 de junio y concluirá a pocos días de iniciar la primera temporada de manera oficial. De esta manera el Ejecutivo permite, de facto, a la industria el inicio de la primera temporada antes de los 8 días hábiles establecidos por la ley, bajo el argumento de actualizar  información, lo cual es irrelevante, pues la evaluación del stock acaba de terminar con el informe de IMARPE.

Oceana considera irresponsable el establecimiento de una cuota de este volumen, teniendo en cuenta que PRODUCE ha elegido el escenario de evento de La Niña de gran magnitud. Sin embargo, recientes declaraciones de especialistas del IMARPE indican que el escenario más probable es neutral a débil. Existe un alto riesgo (57%) de que no queden 5 millones de TM de anchoveta desovante en el mar para asegurar la segunda temporada de este año.

La ONG internacional considera que se debió escoger el escenario más moderado, ya que el mar se encuentra en una fase neutra y el stock aún no se recupera de los efectos de El Niño ni de la segunda temporada de pesca del 2015. Recordemos que esta última fue autorizada pese a que las recomendaciones científicas indicaron lo contrario.

Al terminar la temporada se comprobó que esta fue una decisión equivocada ya que durante la misma se dieron  110 cierres, además de autovedas por parte de la industria; y se pescó una gran cantidad de juveniles que llegaron hasta 37% en Enero 2016. En consecuencia, la evaluación de marzo-abril de IMARPE observó una biomasa de 3.2 millones de TM de adultos, cantidad insuficiente para abrir la primera temporada, por lo que se retrasó dos meses.

Como es ya práctica en el Ministerio de la Producción, el proceso de definición de la cuota asignada no ha sido transparente, por lo que no ha permitido una discusión pública de los resultados que involucre a la ciudadanía y la comunidad científica. Contrario a las buenas prácticas en gestión pública, los resultados de IMARPE se han hecho públicos tras autorizar oficialmente la primera temporada de pesca 2016.

Oceana reafirma que las decisiones de manejo pesquero deben hacerse con un enfoque precautorio y basarse en la ciencia, acompañadas de regulaciones y controles eficaces, más aún durante El Niño y otras alteraciones climáticas y oceanográficas. Preocupa que las autoridades, motivadas anteriormente por la necesidad de impulsar la productividad económica  tomen decisiones de una trascendencia mucho mayor para la propia industria y la sostenibilidad del recurso.