Reserva Nacional de San Fernando, donde el mar se encuentra con los Andes
Reserva Nacional de San Fernando

Reserva Nacional de San Fernando

Photo Credit: Andre Baertschi

Un ensayo fotográfico que explora la riqueza geográfica y biológica de esta área natural protegida (ANP) ubicada en la ciudad de San Juan de Marcona, departamento de Ica.

Fotos: Andre Baertschi (Ver sitio web)

La Reserva Nacional de San Fernando (RNSF) es tan rica que es considerada la segunda más importante en el Perú - que protege espacaios marinos- luego de la Reserva Nacional de Paracas. Si uno la visita podrá apreciar escenas tan asombrosas como la del cóndor andino descenciendo por los cerros hasta la franja marina, alentado por la vegetación de las lomas y las especies que viven en los alrededores. Pero esta es solo una de las razones por las cuales conocer esta Área Natural Protegida (ANP), la RNSF tiene mucho con lo que sorprender a los visitantes.

 

 

Creada el 9 de julio de 2011 y ubicada a una hora de la ciudad de San Juan de Marcona, provincia de Nasca, cuenta con más de 154 mil hectáreas compuestas por geografías tan diferentes como los desiertos y los estuarios, los bosques ribereños y los cerros. Su diversidad geográfica la ha convertido en hogar de decenas de especies icónicas de la costa y la sierra. Nutrias, leones marinos y pingüinos de Humboldt (estos últimos en estado de conservación vulnerable) comparten territorio con guanacos, cernícalos y zorros. Este paraíso se convierte en una ventana a través de la cual admirarlos.

Diversidad conservada

La Reserva Nacional de San Fernando es la segunda en el país que protege una parte del mar peruano y su diversidad de especies. Está compuesta por cinco ecosistemas entre los que se encuentran las lomas herbáceas, el desierto costero, islas, islotes, acantilados y roqueríos. Se divide en dos sectores muy diferentes entre sí. La parte norte toma lugar en una superficie relativamente accesible, conformada por las desembocaduras de los ríos Ica y Grande. Las playas de arena que se ubican alrededor, los bosques ribereños y los humedales estacionales lo dotan de vida.

 

 

La parte sur comprende la ensenada de San Fernando, las lomas costeras y los acantilados del cerro más alto de la costa peruana, el cerro Huasipara con una altitud de 1790 m.s.n.m.

La ensenada de San Fernando es una maravilla natural, ya que es un accidente geográfico único en el litoral peruano. Está conformado por dos puntas o penínsulas que se proyectan en el mar y que están muy cercanas entre sí (de manera paralela) con un gran islote en el centro. Esta zona es relativamente aislada y muy poco visitada. Recién en la última década, el flujo de visitantes ha aumentado considerablemente.

 

 

La RNSF es un excelente lugar para conocer fauna costera, marina y de la sierra. Las actividades más realizadas por sus visitantes son el senderismo, el buceo marino, la pesca deportiva, paseos en bicicleta por las dunas y demás actividades vinculadas estrechamente al ecoturismo. Río Grande, por ejemplo, alberga un parque geológico en los alrededores del cerro Huaricangana, cuya cima al borde del mar ofrece una diversidad biológica única y hermosas vistas panorámicas. Además, se encuentra a poco menos de dos horas en auto de Nasca, lo que también la convierte en un excelente punto de paso en un tour por el sur del Perú.