Cangrejo Islas Ballestas

Photo Credit: Oceana / Yuri Hooker

Escrito por el Blgo. Yuri Hooker Mantilla, Laboratorio de Biología Marina de la UPCH.

 

Las áreas marinas protegidas son la última esperanza en el planeta para salvaguardar parte de los ecosistemas marinos más representativos que aún existen. En el caso del Perú, aún nos falta un largo camino por recorrer en cuanto a conservación marina, ya que nuestro mar está protegido en menos de un 0,5 %. A esto, tenemos que sumar una visión de conservación arraigada fuertemente en el componente terrestre, ya que las Áreas Naturales Protegidas (ANP) que contienen espacios marinos, preservan, principalmente, la flora y fauna terrestre y anfibia del lugar, dejando muchas veces de lado la enorme biodiversidad submarina. Esto puede verse claramente en los objetos de conservación donde, al margen de algunas iniciativas de manejo pesquero, las comunidades biológicas subacuáticas, especies de peces e invertebrados endémicas (exclusivas de un lugar), raras o amenazadas de extinción, están prácticamente ausentes de la figura.

Todas las ANP con espacios marinos en el Perú son una combinación de ambientes terrestres y marinos. Hasta el momento no existe ningún área protegida enteramente acuática o submarina, menos aún, de protección estricta. Además, las existentes (Paracas, San Fernando e Islas y Puntas Guaneras) se ubican en un solo ecosistema, el de la Corriente del Perú o ecosistema de Humboldt, de características templadas o frías. Ninguna existe en ambientes tropicales, de alta mar o en aguas profundas.

La excepcional belleza submarina del norte tropical peruano, con alta diversidad de peces e invertebrados marinos.

Mar Pacífico Tropical

Una de las áreas prioritarias para la conservación marina en el Perú, se encuentra en el extremo norte del país. La costa de Piura y Tumbes esconde bajo sus aguas una enorme biodiversidad de peces e invertebrados, que difiere en mucho de la encontrada en otras partes del Pacífico oriental (que baña las costas de América). Aquí se encuentran dos grandes ecosistemas marinos, representados por el Pacífico Oriental Tropical y la Zona de Transición Tropical-Templado.

Según las investigaciones biogeográficas, el mar tropical en el Perú está claramente presente al norte de Cabo Blanco y continúa hasta el Golfo de California, México. El área de transición está circunscrita entre Punta Illescas y Cabo Blanco, con ligeras variaciones estacionales. El mar tropical, que apenas representa el 5 % de nuestro litoral, contiene alrededor del 70 % de todas las especies del mar peruano y, si sumamos el área de transición, tenemos aquí más del 75 % de toda la biodiversidad submarina del país.

La Isla Foca es límite de distribución de muchas especies, tanto tropicales como de aguas frías. Además, bajo sus aguas, vive un importante número de especies endémicas de la Zona de Transición Tropical-Templado.

Este litoral, simplemente excepcional, tiene muchos motivos para ser protegido. Desde el 2010, se viene impulsando formalmente la creación de un área marina protegida que incluya los sectores más representativos de estos dos importantes ecosistemas marinos: Isla Foca, El Ñuro-Cabo Blanco y arrecifes de Punta Sal. Además, las propuestas más recientes incluyen las montañas submarinas profundas del Banco de Máncora.

Ballena jorobada dando saltos acrobáticos frente a El Ñuro, Piura.

Uno de los motivos más conocidos para proteger el área, es la migración de las ballenas jorobadas del Pacífico sur, que cada año llegan al norte del Perú y sur de Ecuador para aparearse y reproducirse. Estas costas también tienen una altísima población de tortugas marinas que llegan para alimentarse del productivo mar. Incluso algunas tortugas tienen aquí su área de anidación, siendo consideradas las más sureñas del Pacífico oriental. Según recientes estudios, las costas de Tumbes son, al parecer, uno de los lugares de agregación y alimentación más importantes del Pacifico oriental para las mantarrayas gigantes y los tiburones ballena, los peces más grandes que existen en el mundo. También se identifica como zona de reproducción de tiburones martillo.

Las mantarrayas gigantes llegan a ser abundantes en las aguas costeras de Tumbes, pudiéndose contar en un mismo lugar hasta más de 30 de estos gigantes marinos.

Los tiburones ballena aparentemente migran desde Galápagos para alimentarse del abundante plancton de las productivas aguas del norte peruano.

En la Zona de Transición Tropical-Templado, específicamente en la Isla Foca y sus alrededores, se encuentra el área más norteña de anidación del pingüino de Humboldt, de las chuitas y del pelícano peruano. También es el lugar más septentrional de reproducción de los lobos marinos chuscos. Asimismo, aquí podemos encontrar una pequeña colonia reproductiva de los que al parecer son lobos finos de Galápagos, la única que se conoce fuera de esas islas.

Todas las especies mencionadas son consideradas como especies con diferentes grados de amenaza de extinción, lo que sin duda es una razón más que suficiente para tener áreas marinas protegidas en el norte del Perú. Sin embargo, esto es solo la punta del iceberg… pero: ¿Qué hay con lo que está debajo de la superficie?

Como jardines submarinos, los corales y otros organismos cubren de biodiversidad los arrecifes rocosos del norte tropical. Varias de estas especies son incluso nuevas para la ciencia.

Para el que bucea e investiga el mundo submarino, sin duda alguna, lo más espectacular de esta área se esconde en el fondo del mar. El motivo principal para impulsar la protección de los sectores más representativos de estos ecosistemas, fue su enorme diversidad de peces e invertebrados, entre los cuales existe una larga lista de especies endémicas, es decir, que solo se les ha registrado en este lugar y posiblemente su distribución esté restringida por las particulares condiciones ambientales que aquí existen. Las peculiares comunidades biológicas del área incluyen numerosas especies de peces e invertebrados muy amenazadas de extinción y deben ser consideradas como objetos prioritarios de conservación. Sobre estas joyas vivientes, prácticamente desconocidas para la mayoría, hablaremos en una siguiente oportunidad, aquí, en las páginas de Oceana Perú.