Poco que pescar y mucho por hacer: El Niño ya golpea la pesca de anchoveta en el mar peruano
Pesca en Perú

Pesca en Perú

Photo Credit: Wikimedia Commons Public Domain

 

A casi un mes desde su inicio, esta temporada ha estado marcada por desembarques fluctuantes, baja productividad y reportes de pesca de juveniles y peces en proceso de reproducción. Escenario preocupante que unido a la falta de fiscalización puede llevar a la pesquería más importante del mundo a una situación insostenible.

Escrito por Juan Carlos Riveros, Director Científico de Oceana en Perú 

Han transcurrido 24 días desde el inicio de la segunda temporada de pesca de anchoveta en el litoral norte-centro del país  y ya es posible identificar algunas tendencias a partir de la información proporcionada por Instituto del Mar del Perú (IMARPE) en sus reportes diarios sobre la actividad de la pesca industrial.

Al 8 de diciembre (aún no se dispone de información sobre los días posteriores) se ha capturado aproximadamente el 47% (519 585 Toneladas Métricas) del total de la cuota de 1.1 millones asignada por el Ministerio de la Producción (PRODUCE)*.

Como se aprecia en la figura inferior no ha sido una temporada fácil, puesto que los desembarques diarios de pesca han sido fluctuantes y, como se ha afirmado en otros medios, con capturas por debajo de temporadas similares, pero con condiciones oceanográficas normales.

Por ejemplo, las embarcaciones de mayor escala en todas las localidades muestreadas han tenido en promedio desembarques de 130 Toneladas Métricas (TM) por viaje. Sin embargo, se han registrado días con desembarques promedios cercanos a 75 TM por viaje. Estos valores son bajos si se considera que las embarcaciones en promedio tienen un tamaño el promedio de capacidad de bodega de las embarcaciones nominadas de esta temporada es de 67 m3 para las embarcaciones de madera y 344 m3 para las embarcaciones de acero. (**)

 

 

 

Screen Shot 2015-12-10 at 2.14.44 AM.png

Variación diaria de los desembarcos de anchoveta (Fuente: IMARPE, elaboración propia)

 

Respecto a la distribución geográfica de los desembarques y como se muestra en la tabla inferior, los principales puertos han sido:  Pisco (33.3%) y Chimbote (23.3%). Cabe destacar que Pisco posee menores viajes de pesca, lo cual indica una mayor eficiencia de captura (en promedio 150 TM por viaje) que Chimbote (con un promedio de 81 TM por viaje).

Esto es consistente con las condiciones oceanográficas producidas por el actual evento de El Niño, que motiva el lento desplazamiento hacia el sur del remanente del stock norte centro  de anchoveta. Del mismo modo, resulta preocupante que el porcentaje de embarcaciones muestreadas sea tan bajo en Chimbote (alrededor de 6.5%) mientras que en el resto de puertos activos los promedios sean superiores al 20% y en algunos casos alcancen el 50% de los desembarques.

 

¿Pocos inspectores o demasiadas embarcaciones? Sería conveniente conocer en mayor detalle cómo se distribuye el control de los desembarques entre IMARPE y PRODUCE.

 

Screen Shot 2015-12-10 at 2.29.05 PM.png

Situación de la anchoveta

 

 

Como se advirtió con anterioridad, el porcentaje de juveniles en la pesca ha experimentado un notorio incremento en los últimos diez días. Numerosos reportes no oficiales de pescadores y brindados en puertos, llamaron la atención sobre esta situación, que ha ameritado el cierre temporal de algunas zonas de pesca, pero que a todas luces refleja las condiciones en las cuales se encuentra el stock.

Asimismo,  en algunos puertos los desembarques han superado ampliamente el 10% establecido por ley como tope para la captura de juveniles. A pesar de ello, no se ha cumplido la directiva de cerrar las áreas de pesca de forma inmediata y temporal, de acuerdo a la norma que autorizó la segunda temporada del 2015.

Tal como se remarcó cuando aún se evaluaba la posibilidad de abrir la pesca de anchoveta,  y de acuerdo a los resultados de las evaluaciones de IMARPE, el riesgo para la fracción juvenil es innecesariamente alto.

En la misma línea  continúan los reclamos de diversos gremios y pescadores individuales, quienes indican que se está capturando anchovetas en reproducción, hecho evidenciado por la presencia de las gónadas (hueveras) muy desarrolladas.  Según refiere un especialista de IMARPE de forma extraoficial, se trata de ejemplares que ya no se van a reproducir, es decir poner huevos, porque las condiciones ambientales no son las adecuadas.

En otras palabras, una porción importante del stock reproductivo no ha encontrado condiciones para la puesta de huevos y de ser así la generación que debería reemplazarla, correspondiente a la primavera del 2015, será muy pequeña, limitando la recuperación del stock para el próximo año.

Si unimos estas dos situaciones: captura -y descarte- de juveniles y menor reproducción, resulta evidente que continuar con la pesca en estas condiciones es empujar a la población de anchoveta más importante del país a una situación insostenible.

 

 

Screen Shot 2015-12-10 at 2.11.52 AM.png

Porcentajes de desembarco de juveniles en principales puertos

(Fuente de datos: IMARPE, elaboración propias. Se omiten puertos con valores dentro del margen legal)

 

Además, como se aprecia en el gráfico superior la frecuencia de juveniles en las capturas continúa aumentando y conforme avance El Niño esta situación podría empeorar.  Aún falta evaluar  el impacto de estas grandes capturas de juveniles en la condición  del stock hacia la próxima temporada de pesca, pero una recuperación rápida es cada vez menos probable si las operaciones prosiguen en estas condiciones.

 

Métodos de evaluación

 

Es fundamental recordar que uno de los elementos claves en la decisión de la apertura de la segunda temporada de pesca 2015 fue el resultado del método conocido como Balance Poblacional.

IMARPE señaló que la validez de este método depende, entre otros factores, de que no exista pérdida de juveniles dentro del stock. Podemos ver claramente que esto no ocurre en la realidad y que tampoco fue así durante la primera temporada 2015, cuando se realizaron cerca de 80 cierres de pesca (***). Por ello, sería importante incorporar una dosis de realidad a las estimaciones basadas en Balance Poblacional que hasta el momento han pecado de rebosante optimismo.

Así también, se ha comprobado que la capacidad de control durante las faenas de pesca es muy limitada. Falta de observadores, escasa capacidad de detección y pobre capacidad sancionadora son solo una parte del problema. Si bien PRODUCE realiza encomiables esfuerzos de fiscalización en los puntos de desembarque, estos no son suficientes para desarraigar la práctica de descartar ejemplares juveniles y pesca incidental en alta mar.

 

Lecciones por aprender

Transcurrida la primera mitad de la actual temporada de pesca, existen tres lecciones básicas por aprender. En primer lugar, ¿Cuán inteligente y oportuno ha sido abrir la temporada en las difíciles condiciones que representa El Niño? La información oceanográfica, biológica y reproductiva de IMARPE señalaba que no era pertinente, pero al final primó una estimación poblacional realizada con un método nuevo y sin precedentes establecidos. Sería muy conveniente evaluar cuáles han sido las motivaciones para no escuchar a nuestros propios científicos y abrir una temporada cuyos impactos sobre la pesca veremos a corto plazo.

En segundo lugar, es clave comprender que la información generada por el Estado debe ser de dominio público de manera simple y oportuna. El caso más notable es la falta de continuidad en los reportes semanales de biología reproductiva de IMARPE, que coincide además con la alerta de los pescadores acerca de la captura de ejemplares en reproducción.


Corresponde al Estado aclarar estas situaciones de forma oficial para atenuar las preocupaciones de los pescadores y el público en general.  Además, es importante el acceso público simplificado a las bitácoras de desembarques o la información del Sistema de Seguimiento Satelital (SISESAT) con el debido respeto a la privacidad y derechos mercantiles.  Aunque hay señales de progreso hacia la transparencia, todavía avanzamos de manera muy lenta para aspirar a la modernidad en el manejo de nuestros recursos pesqueros.

Finalmente, si PRODUCE no puede fiscalizar con mayor cuidado la actividad pesquera no es por falta de voluntad política sino por falta de recursos para hacerlo. ¿De dónde deberían salir estos recursos? Probablemente debamos revisar temas como los derechos de pesca o identificar alternativas para mejorar el control y vigilancia de la actividad pesquera.

Con  los precios de la harina de pescado alcanzando nuevos récords en el mercado global, el sector privado debería considerar una seria contribución a la transformación de la industria que beneficie a todos los actores involucrados y garantice un stock saludable en el mar.

 

Notas:

 

* De acuerdo a la Resolución Ministerial 369-2015-PRODUCE que autoriza el inicio de la segunda temporada de pesca de anchoveta.

** Información disponible en le sitio web www.produce.gob.pe

*** Información brindad por el titular de PRODUCE, Piero Ghezzi en reunión con Oceana