Oceana y Global Fishing Watch en el 2018: Mayor transparencia para nuestros océanos
Mapa GFW

Mapa del Global Fishing Watch

Photo Credit: GFW

  • La plataforma del GFW permite incrementar la transparencia en los océanos, a través de transmisiones en tiempo casi real de las distintas actividades que llevan a cabo las embarcaciones en altamar.
  • A medida que se formen alianzas con más gobiernos y se comparten más datos, se tendrá una visión más completa de las actividades pesqueras en el mundo, permitiendo detectar posibles actividades ilegales.

Nuestros océanos enfrentan diversas amenazas a diario, pero es gracias a una mayor transparencia que podemos ver mucho más allá y abordar algunos de los peligros latentes. La plataforma de mapeo del Global Fishing Watch (GFW) incrementa la transparencia de las actividades pesqueras comerciales en todo el mundo, empoderando a los actores clave para exponer los problemas que alguna vez estuvieron fuera del radar y lejos de las costas. Los analistas de Oceana, quienes forman parte de la campaña de transparencia y lucha contra la pesca ilegal, monitorean e investigan de manera proactiva las actividades pesqueras comerciales, con la finalidad de esclarecer las actividades sospechosas en el mar. En esa misma línea, se utiliza esta plataforma para monitorear las tendencias pesqueras, investigar actividades inusuales, y promover una mayor transparencia para proteger los océanos del mundo. A continuación, compartiremos algunos de nuestros esfuerzos durante el 2018:

Seguimiento de la fauna marina y las actividades comerciales

Oceana trabaja con investigadores para superponer datos de fauna marina al mapa del GFW, demostrando así un enfoque innovador para estudiar los impactos de las actividades pesqueras comerciales sobre la vida silvestre marina. Este año, nos hemos asociado con el Dr. Austin Gallagher, Científico en Jefe y CEO de Beneath the Waves, una organización sin fines de lucro enfocada en la conservación de los tiburones y los océanos; el Dr. Neil Hammerschlag, profesor asociado de investigación de la Escuela Rosenstiel de Ciencias Marinas y Atmosféricas de la Universidad de Miami; así como con otros colaboradores, con la finalidad de expandir nuestras actividades de seguimiento de tiburones, y permitiéndonos lanzar un espacio de trabajo personalizado del GFW para la Semana de los Tiburones (Shark Week), donde se superponen las trayectorias de 45 tiburones (tiburón azul, tiburón tigre, tiburón mako de aleta corta, marrajo sardinero, tiburón oscuro, tiburón martillo gigante y común).

Poniendo a las embarcaciones nuevamente en el radar

Una práctica común, pero potencialmente inescrupulosa es que los operadores de embarcaciones apaguen sus sistemas de identificación automática (AIS, por sus siglas en inglés) o “desaparezcan del radar”. Es cierto que algunos operadores elijen desaparecer de la mirada pública por razones legítimas, como esconderse de los piratas. Sin embargo, deshabilitar el AIS puede poner en peligro la seguridad de una embarcación y de su tripulación, al correr un mayor riesgo de colisionar contra otra embarcación. Este comportamiento también puede indicar que la embarcación está evitando intencionalmente ser detectada para ocultar actividades pesqueras ilegales o sospechosas, tales como pescar en áreas naturales protegidas, transferir peces capturados ilegalmente a otras embarcaciones, entrar a las aguas de un país sin la debida autorización, o violar otras leyes pesqueras.

En marzo, publicamos un informe de investigación que revelaba cuatro ejemplos de embarcaciones pesqueras que parecían apagar sus sistemas de seguimiento público, lo cual levantó sospechas y justificó una mayor investigación. Dos embarcaciones españolas, una panameña y una australiana, parecían haber apagado sus sistemas de identificación automática cuando se aproximaban a un área marina protegida, donde la pesca industrial está prohibida, o cuando entraban en aguas de países africanos en vías de desarrollo, donde se sabe que la pesca ilegal es una actividad común.

Por ejemplo, al parecer una embarcación pesquera comercial panameña desapareció en el lado oeste de la Reserva Marina de Galápagos, reapareciendo 15 días después en el lado este de dicha reserva, desde donde se dirigió directamente al Puerto de Manta, en Ecuador. Solo los pescadores artesanales locales pueden pescar en una parte de la reserva, y es bien sabido que la pesca industrial está totalmente prohibida. Desaparecer de los sistemas de seguimiento público no necesariamente significa que dicha embarcación haya entrado o pescado dentro de los límites de la reserva marina, pero ciertamente levanta sospechas y justifica una mayor investigación.

Exponer este tipo de actividades trae muchos beneficios, como una mejor rendición de cuentas y mayor sensibilización sobre el tema. Oceana insta a los gobiernos a exigir que todas las embarcaciones pesqueras comerciales estén debidamente equipadas con tecnología AIS a prueba de manipulaciones para que puedan transmitir de manera continua las ocurrencias que se susciten en los océanos. A continuación, algunas de las soluciones propuestas por Oceana:

Estados Unidos: incrementando la vigilancia mediante buques sísmicos

Gracias al uso de datos del GFW, los analistas de Oceana han construido un mapa interactivo que permite que cualquier persona vea buques capaces de realizar exploraciones sísmicas de petróleo y gas en aguas estadounidenses. El mapa “We’re Watching” (‘Estamos vigilantes’) muestra la actividad en tiempo casi real de los buques de exploración sísmica asociados a empresas que buscan permisos en el Atlántico para realizar dichas actividades.

“Si estas empresas llevan a cabo estas prácticas, nuestro mapa brinda al público un acceso en tiempo casi real sobre las ubicaciones precisas de dichas embarcaciones para que sepan cuándo, dónde y si estas actividades comienzan fuera de nuestras costas,” afirma Diane Hoskins, Directora de Campañas de Oceana. “Esta es una poderosa herramienta para proteger a las comunidades del Atlántico de las perforaciones mar adentro,” concluye Hoskins.

Europa: analizando el esfuerzo pesquero en el Mediterráneo occidental

A través de los datos del GFW, los analistas de Oceana pudieron evaluar en el 2017 el comportamiento pesquero de los arrastreros y dragas que ingresaron a 28 puertos franceses, españoles e italianos en el Mediterráneo occidental. El equipo creó mapas que muestran la huella ecológica de la pesca desembarcada en estos puertos, con la finalidad de ayudar a estimar los impactos de futuras restricciones espaciales. Oceana Europa utiliza estos datos para impulsar una mayor prohibición de la pesca de arrastre dentro del Plan de Gestión Plurianual del Mediterráneo Occidental.

Europa: poniendo al descubierto potencial pesca ilegal en el Mediterráneo

En julio, Oceana Europa publicó un revelador informe que puso al descubierto 41 potenciales casos de pesca ilegal en el Mar Mediterráneo gracias al uso de los datos del GFW. Estos mostraban a más de 20 arrastreros de fondo pescando en una zona con veda, además de poner al descubierto posibles intrusiones ilegales de embarcaciones extranjeras en aguas de siete países mediterráneos. Los hallazgos se compartieron en dos reuniones de la Comisión General de Pesca del Mediterráneo (CGPM), donde Oceana presentó dichos casos para hacer un llamado por una mayor transparencia y una mejor aplicación de las actuales políticas en el Mediterráneo.

Trabajando de la mano con gobiernos por una mayor transparencia en los océanos

Los gobiernos tienen el poder de incrementar en gran medida la transparencia en nuestros océanos. Por ello, Oceana está trabajando de la mano con gobiernos alrededor del mundo para incrementar el número de embarcaciones visibles al público de manera gratuita a través del GFW, promoviendo mayores requisitos de sistemas de identificación automática y garantizando los compromisos de los países para que publiquen los datos privados de sus sistemas de seguimiento de embarcaciones (VMS, por sus siglas en inglés).

Indonesia fue el primer país en publicar sus datos VMS. En esa misma línea, luego de un arduo trabajo de Oceana y GFW con el gobierno peruano, el Perú publicó sus datos VMS a través del mapa del Global Fishing Watch en octubre (ver imagen a continuación que muestra los datos VMS del Perú en verde). Oceana está haciendo un llamado a otros países para que sigan el liderazgo que ha mostrado tanto Indonesia como Perú para incrementar la transparencia a través de la publicación de sus datos en la plataforma de mapeo del GFW. Si contamos con una mayor cantidad de datos, tendremos una visión mucho más completa de las actividades pesqueras comerciales en todo el mundo.

Para detener la pesca ilegal, es necesario que miremos más allá de nuestras costas. Es por ello que Oceana aboga y promueve arduamente una mayor transparencia en todo el mundo, con la finalidad de que podamos proteger y restaurar nuestros océanos. Esto junto con políticas efectivas, amplios esfuerzos de monitoreo y una sólida aplicación de las leyes, pueden llegar a salvar a los océanos del mundo.