Global Fishing Watch se reunió con autoridades portuarias y desarrolló una serie de capacitaciones en el uso de su plataforma de actividades pesqueras comerciales en tres importantes puertos pesqueros del Perú (Paita, Chimbote y Callao). Dichas reuniones fueron la oportunidad perfecta para analizar las soluciones tecnológicas e información frente a los principales problemas que afectan a cada puerto, desde el monitoreo de embarcaciones nacionales y extranjeras hasta casos de pesca ilegal.

Eloy Aroni, Analista Pesquero, Programa de Transparencia para Centroamérica y Sudamérica

 

El último programa de capacitación de Global Fishing Watch inició el 27 de Junio en el puerto pesquero de Paita, que se ubica en la costa norte del Perú, y que es conocido por registrar los desembarques más altos de atún por la flota extranjera. Luego pasamos a la parte sur, específicamente al puerto de Chimbote, que concentra el mayor flujo de ingreso de embarcaciones calamareras de bandera China, en promedio una embarcación por día durante la temporada de pesca de calamar gigante (Dosidicus gigas). Finalmente, el 12 de julio se completaron estos talleres de capacitación en el puerto pesquero del Callao, que abordaron temas que van desde el tráfico ilegal de aletas de tiburón, transbordo de pesca en altamar, ingreso de embarcaciones extranjeras, actividades de pesca ilegal, hasta el contrabando de droga vía marítima. El evento contó con la participación del personal de la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (SUNAT), fiscalizadores del Ministerio de la Producción (PRODUCE), Capitanía de Puerto (DICAPI) y la Fiscaliza Especializada en materia ambiental (FEMA). Dichas instituciones son las responsables del monitoreo e inspecciones en temas relacionados a la pesca e ingreso de embarcaciones extranjeras a puertos peruanos. 

Durante el taller de capacitación de Global Fishing Watch, se enseñó a los participantes a realizar la búsqueda de embarcaciones individuales, interpretar sus recorridos e identificar sus zonas de pesca. Realizar filtros por país para las actividades pesqueras fue de gran utilidad para el personal de Aduanas, quienes monitorean el ingreso de cualquier tipo de carga proveniente de embarcaciones extranjeras. Asimismo, los participantes mostraron interés en aprender sobre la capa de detección de luces nocturnas de embarcaciones para monitorear la flota calamarera china. Esta capa permite visualizar las actividades pesqueras de una flota, incluso cuando algunas embarcaciones no tengan o intencionalmente decidan apagar su sistema AIS. Esto se basa únicamente en la detección de las potentes luces usadas para atraer los calamares a la superficie.


 

El personal del Instituto del Mar del Perú (IMARPE) trabaja de la mano con observadores, quienes recopilan datos de toda la flota pesquera del Perú. Ellos mostraron gran interés en las herramientas que se utilizan para filtrar los datos VMS del Perú por tipo de aparejo de pesca y en subir datos propios al mapa de Global Fishing Watch.

Por otro lado, nuestra capa de encuentros entre embarcaciones pesqueras y barcos de carga (reefers) les permitió a los participantes entender la logística que tienen las flotas pesqueras que operan en altamar, particularmente la gran flota calamarera china. Asimismo, los participantes estaban sumamente interesados en los nuevos métodos para monitorear esta flota calamarera china en el límite de la zona económica exclusiva (ZEE) del Perú y su posible relación con actividades de pesca ilegal.

 

Monitoreando la flota atunera extranjera dentro del mar peruano.

La flota atunera nacional peruana cuenta con solo 16 embarcaciones y una cuota global de 8195 toneladas métricas en el área regulada por la Comisión Internacional del Atún Tropical (CIAT). Mientras que Ecuador posee una cuota de 92 184 toneladas métricas para una flota de 115 embarcaciones. Debido a que la especie atún se concentra dentro de la ZEE del Perú entre enero y abril, y el Perú al no poseer una gran flota pesquera atunera, se ve obligado a otorgar permisos de pesca temporales a embarcaciones extranjeras para que pesquen atún dentro de la ZEE peruana. Dichos permisos de pesca los obligan a desembarcar en puerto peruano el 30 % de lo capturado durante el permiso de pesca temporal. Asimismo, las embarcaciones están obligadas a cumplir con el uso de aparejos de pesca especificados en el Reglamento peruano. Finalmente, estas embarcaciones tienen prohibido pescar dentro de las 10 millas de la costa. Las autoridades de los puertos pesqueros del Perú son responsables de monitorear que las embarcaciones atuneras extranjeras cumplan con todas las condiciones antes mencionadas.

 

 

 

En ese sentido, durante el desarrollo del taller de capacitación en Paita, puerto que concentra los mayores desembarques de atún por la flota extranjera, se enfatizó el uso del mapa de Global Fishing Watch para el monitoreo y control de las actividades pesqueras por parte de las autoridades competentes. Para ello, se usó el reciente caso de la embarcación DOÑA ROGE de bandera ecuatoriana, que el 25 de junio realizó pesca ilegal dentro del límite de las 10 millas (Figura 2). Las autoridades peruanas procedieron a la intervención y decomiso de 268 toneladas de atún pescadas ilegalmente. Cabe resaltar que las autoridades portuarias del Perú tienen que monitorear y controlar anualmente entre 60 y 80 embarcaciones de bandera extranjera (principalmente Ecuador, Panamá y México). En esa misma línea, para las autoridades encargadas de monitorear esta flota extranjera, Global Fishing Watch ha demostrado ser una efectiva plataforma de libre acceso que garantiza que las embarcaciones atuneras extranjeras cumplan con las regulaciones peruanas.

 

Chimbote, uno de los principales puertos de la flota calamarera china en el Océano Pacífico

De acuerdo con la OROP-PS, una flota calamarera de 356 embarcaciones chinas pesca calamar gigante (Dosidicus gigas) en el Océano Pacífico Suroriental y calamar argentino (Illex argentinus) en el Océano Atlántico Sur. En Sudamérica, el puerto de Montevideo, en Uruguay, y los puertos de Chimbote y Callao, en el Perú, son los principales puntos de reabastecimiento, mantenimiento y cambio de tripulación de esta flota calamarera china. Una situación que conlleva a que el Perú realice un gran esfuerzo en monitorear y controlar el ingreso de los barcos chinos a los puertos peruanos. Debido a que esta flota calamarera china ha estado involucrada en casos de pesca ilegal en aguas argentinas y, recientemente, también dentro de la zona económica exclusiva del Perú. Global Fishing Watch brinda una plataforma para el monitoreo público de flotas, como la flota calamarera china, cuando las autoridades en Chimbote buscan garantizar que no se lleven a cabo actividades de pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) antes de que alguna embarcación llegue a puerto.

 


 

La capacitación a las autoridades peruanas en el puerto de Chimbote estuvo enfocada en el uso del mapa de Global Fishing Watch para identificar la operatividad de la flota calamarera china que pesca en el límite de la ZEE del Perú. Asimismo, se enfatizó el uso del mapa de GFW para identificar embarcaciones chinas a lo largo de la ZEE, actividades de transbordo y su ingreso a puerto. También se analizaron maneras de identificar actividades sospechosas por parte de embarcaciones chinas, tales como apagar intencionalmente su sistema AIS. Además, Global Fishing Watch junto con las autoridades peruanas participaron en una inspección a bordo de la embarcación china MING XIANG 868, donde se mostró la gran utilidad que tiene el mapa para los inspectores, lo cual les permite conocer el historial de la embarcación, los puntos de pesca, posibles eventos de transbordo y vacíos en la información AIS. Esta información detallada sobre las actividades previas de la embarcación permite a los funcionarios del gobierno hacer las preguntas correctas a los operadores del barco y verificar dicha información.

 

Puerto del Callao, combatiendo el tráfico ilegal de aletas de tiburón

Perú es uno de los principales países que pesca tiburones en el mundo, y el único exportador de aletas de tiburón del Océano Pacífico Sur. La gran demanda de aletas de tiburón de los países asiáticos está generando toda una red de tráfico y “blanqueo” de aletas de tiburón que finalmente es exportado por el puerto del Callao. En puerto, las aletas de tiburón  se acopian de tres fuentes: por tierra provenientes de la flota atunera y palangrera de Ecuador, captura directa o captura incidental por la flota artesanal peruana, y como captura incidental por parte de la flota atunera japonesa y española. Por tal motivo, las autoridades peruanas trabajan constantemente para corroborar la procedencia legal de las aletas de tiburón, siguiendo las líneas de trazabilidad hasta las mismas zonas de pesca.


 

 

Las autoridades peruanas están usando el mapa de Global Fishing Watch para contrastar lo reportado por la embarcación sobre la procedencia del tiburón. Un ejemplo específico es el caso del barco japonés KAIO MARU N°. 81 que arribó al puerto del callao con 26 toneladas de tiburón. Para ingresar esta carga al Perú, la Aduana tiene que inspeccionar la embarcación para identificar la presencia de alguna especie CITES y confirmar su procedencia. Global Fishing Watch está apoyando directamente a la Aduana peruana con las líneas de trazabilidad de cada embarcación, para así juntos combatir el tráfico ilegal de aletas de tiburón.

Global Fishing Watch busca promover la sostenibilidad y la buena gestión de los océanos mediante una mayor transparencia, ofreciendo gratuitamente datos de seguimiento satelital de la actividad pesquera comercial en todo el mundo. Trabajamos de la mano con los gobiernos de países costeros para combinar nuestros datos con los sistemas gubernamentales de seguimiento satelital de embarcaciones y publicarlos en nuestra plataforma, con el objetivo de fortalecer el monitoreo y control para combatir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada . Las visitas a los tres principales puertos pesqueros del Perú fueron una oportunidad para ver que esta colaboración está tomando forma a medida que GFW trabaja estrechamente con las autoridades peruanas, con la finalidad de abordar los principales problemas en el sector pesquero.