Amenazas para los tiburones

Al año 791 personas mueren por fallas con tostadoras eléctricas y 9 por tiburones

Esta Semana de los Tiburones es ideal para recordar quiénes son los alfa del mar, los tiburones son depredadores tope que rara vez encuentran algo que les cierre el paso. Sin embargo, incluso estas increíbles criaturas no son inmunes a la actividad humana: Somos la gran amenaza para los tiburones.

Se estima que cada año más de 100 millones de tiburones son capturados y asesinados en el mundo debido a la pesca incidental, la pesca ilegal y la demanda de aletas de tiburón. Hoy en día, los tiburones son un blanco tanto para las flotas pesqueras industriales a nivel global como para las pequeñas pesquerías artesanales.

Los tiburones tienen pocas posibilidades de sobrevivir.

Oceana trabaja en el mundo para ayudar a proteger a los tiburones y asegurar su futuro, a través de campañas para mejorar las regulaciones y las leyes en el mar. Pero, estos importantes esfuerzos deben ir acompañados de una toma de conciencia pública sobre las principales amenazas para los tiburones alrededor del mundo.

Pesca incidental: Este término se refiere a la captura accidental, no intencionada, de peces y especies marinas que no son el objetivo principal de una pesquería. De acuerdo al reporte de Oceana en 2014 sobre pesca incidental, 12 millones de tiburones y rayas fueron capturados anualmente durante los años 90, solo en aguas internacionales. Las especies con mayor riesgo de pesca incidental incluyen al tiburón arenero y el tiburón martillo festoneado. Se estima que la población de tiburones areneros del Atlántico ha disminuido un 85%, mientras que el festoneado es extremadamente susceptible a la mortalidad provocada por la pesca, debido a su forma única y sensible fisonomía.

La pesca con espinel o palangre, que consiste en una línea extendida varias millas provista con anzuelos suspendidos debajo del agua, también puede capturar indicentalmente tiburones en lugar de la especie objetivo, en al menos un 20% de ocasiones. Esta cifra puede llegar a la mitad de capturas en el Atlántico.

La pesca ilegal: Un reporte del 2013 de Oceana descubrió que 24 países estarían capturando tiburones en el Atlántico y el Mar Mediterráneo sin reportar estas capturas, lo cual es requerido por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico ( en inglés ICCAT). Como resultado, gran cantidad de especies de tiburones son capturadas con un pobre manejo pesquero o incluso sin contar con alguno. Solo algunas especies de tiburón de más del total de  465 especies que existen, cuentan con regulaciones que los protejan, y una gran cantidad de especies amenazas continúan siendo capturadas para la venta.

Especies comerciales como el tiburón azul son pescadas sin límites. Pese a que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (en inglés IUCN)  ha indicado que esta especie se encuentra en amenaza global, de acuerdo al informe de Oceana del 2013.

La demanda por aletas de tiburón: el llamado aleteo es una de las mayores amenazas para los tiburones. La sopa de aleta de tiburón ha sido un plato delicatessen en China  por miles de años y a veces es servido como un símbolo de bienestar y honor. Sin embargo, el aleteo una práctica inútil y dañina, donde solo entre 2% a 5% del cuerpo del tiburón es empleado, puesto que una vez que se le cortan las aletas estos son devueltos al mar para morir.

Los estudios encontraron que 73 millones de tiburones deben ser asesinados cada año para abastecer la demanda global de aletas de tiburón,que es, en promedio, de entre 1 a 2 millones de toneladas.

Proteger a los tiburones y permitir que sus poblaciones se recuperen es esencial para restaurar la salud de nuestros océanos. Para conseguirlo es necesario tomar tres acciones clave:

-Reducir el número de tiburones capturados en las pesquerías comerciales gracias a una mejor    gestión de esta especie, incluyendo cuotas específicas por especie y valoraciones de stocks.

-Terminar definitivamente con el aleteo exigiendo que todos los tiburones sean descargados en      puerto con sus aletas naturalmente atadas a su cuerpo.

-Reducir la demanda de productos de tiburón como la sopa de aleta de tiburón.