Cerca del 90% de la pesca mundial está sobreexplotada o plenamente explotada (según un informe de la FAO). Esto pone en peligro una valiosa fuente de proteína para los humanos. Las causas de la sobrepesca son múltiples pero lo que sí es verdad es que año a año, aumenta el consumo de pescado por persona.  Según el mencionado informe, el consumo mundial de pescado superó por primera vez los 20 kg anuales por persona.

Entonces, consumir pescado de forma sostenible es importante para el ecosistema, sí, ¡pero también para ti! Imagínate que vas a comprar lenguado o corvina y te dan cualquier otra cosa, menos lo que pediste.

Para que nadie se quiera pasar de listo contigo, preparamos una guía para que sea fácil y nada complicado elegir tu pescado.

1. Encuentra una casera de confianza.

Esto es básico, pues tu casera va a ser quien te aconseje qué comprar, qué esta más fresco o cuál es la pesca del día. Una vez que encuentres a la persona con quién te sientes cómodo, cómprale siempre a ella. Así, estableces un vínculo de confianza y una linda relación que evitará que te vendan gato por liebre ;).

Foto: Diego Cárdenas

2.Compra siempre pescado entero.

O pide que lo fileteen delante tuyo. Esto para asegurarte que no te vendan algo distinto a lo que tú pediste. Sea otro pescado o uno que está en mal estado como descubrimos que ha pasado mira aquí link. Además, asegúrate de respetar las tallas del pescado que compras.

Foto: Diego Cárdenas

3. Respeta las vedas

Ya sea comprando en el mercado o comiendo en un restaurante, no pidas platos si tiene especies que están en veda. Y si vez que los están vendiendo, denúncialos.

Con esta app puedes informarte rapidísimo sobre cuáles especies están en veda y cúando.

4. Cuando comas en un restaurante pregunta por la pesca del día

¡Pídela! Es deliciosa. Muchos piensan que la pesca del día no es tan rica o es de mala calidad, pero la realidad es que la pesca del día te asegura comer el pescado más fresco y sabroso. Además, consumir el pescado del día ayuda a que los pescadores no busquen peces fuera de su temporada o especies que son escasas solo para satisfacer la demanda de los clientes.

Siguiendo estos cuatro pasos te aseguras consumir pescado saludable, lo que es beneficioso para ti y para al océano. Te cuidas cuidando el mar.

¿Quieres seguir informándote sobre oportunidades de acción? Únete a Oceana!