A través de la Resolución Ministerial N°028-2018-PRODUCE se da por finalizada la segunda temporada de pesca correspondiente al stock norte-centro de la anchoveta peruana con fecha efectiva de cumplimiento el viernes 26 próximo. El final de la temporada de pesca obedece principalmente a la proximidad del pico reproductivo de verano; situación que ha sido identificada y reportada oportunamente por el Instituto del Mar del Perú (IMARPE) hace unos días y que corresponde con el patrón tradicional de reproducción de la especie.

Oceana saluda la decisión de PRODUCE de salvaguardar la sostenibilidad del recurso y aplicar los criterios técnicos y recomendaciones proporcionados por IMARPE. Por otro lado, es preocupante el desempeño de la pesca industrial durante las últimas dos temporadas no solamente por los menores resultados sino además por el impacto en la economía de los trabajadores del sector. La liberación de la CTS y otros paliativos económicos reducen en algo este impacto, pero se debe pensar seriamente en mecanismos de seguridad social mejor estructurados.

Es oportuno recordar que esta temporada tuvo un falso inicio a finales de noviembre del año pasado, cuando debió suspenderse debido a la excesiva presencia de juveniles en las descargas. A pesar de los mejores esfuerzos para reducir estas capturas a través de cierres temporales de zonas de pesca y acciones voluntarias de parte de la flota industrial la fracción de juveniles capturados ha sido importante. A ello se debe sumar el frecuente reporte de enmallamientos cuya magnitud debe ser considerada en futuras estimaciones de la salud del stock y el cálculo de las cuotas de pesca.

Probablemente el cierre de la temporada de pesca es una mala noticia para las empresas del sector cuya economía está comprometida con ventas a futuro de harina de pescado. Además, afecta la credibilidad del país en los mercados en la medida que las cuotas anunciadas no se llegan a cumplir (al 18 de enero se había pescado solo el 25% de la cuota). Esta situación amerita un análisis más amplio bajo una visión de largo plazo que asegure la sostenibilidad del stock pero al mismo tiempo asegure que se cumplan las cuotas de pesca. Este ejercicio debe ser liderado por PRODUCE acompañado por IMARPE, el sector privado, las universidades y las organizaciones gremiales del sector.

Finalmente, se espera que al seguir aplicando el régimen de manejo de la pesquería de anchoveta basado en la mejor información disponible e introduciendo elementos precautorios ante la variabilidad ambiental, pueda asegurarse un aprovechamiento sostenible del recurso anchoveta, de modo que contribuya a la economía y el bienestar del país.