El último reporte científico del Instituto del Mar Peruano (IMARPE) revela las consecuencias de la pesca durante El Niño: una considerable reducción del stock y una gran cantidad de juveniles.

1. Las condiciones de El Niño aún afectan el océano peruano, disminuyendo la abundancia de nutrientes de la Corriente de Humboldt, y alterando el comportamiento de la anchoveta y su reproducción.   

2. El stock en la región norte-centro es de 4.42 millones de MT - una cantidad insuficiente para abril la primera temporada de pesca de 2016. La ley requiere que, por lo menos, haya en el mar 5 millones de MT de individuos desovantes.

3. El stock está un 46% por debajo del promedio de los estudios de las temporadas de verano de los últimos 22 años.

4. La anchoveta se concentra en las últimas porciones de aguas frías. Estas bolsas están dispersas a lo largo de la costa y son muy vulnerables a la pesca

5. El 68% de la biomasa se encuentra en las primeras 10 millas marinas. Las primeras 5 millas están reservadas para las embarcaciones artesanales y de menor escala que, debido a que están sujeta a un régimen jurídico distinto al industrial, pueden seguir pescando anchoveta siempre y cuando la destinen a consumo humano directo. 

6. La mayor parte de la población de anchoveta son juveniles. El 69% de los individuos son pequeños y sexualmente inmaduros. Esto significa que 7 de cada 10 anchovetas no tienen la talla mínima: 12 centímetros. Muchos de ellos tienen menos de 10cm.

7. Los juveniles del año anterior desaparecieron. Este es el resultado de los efectos de El Niño y la sobrepesca. Al inicio de la segunda temporada de pesca de 2015, 2 de cada 3 anchovetas eran juveniles. Esta es la principal razón de los 110 cierres temporales ocurridos durante la temporada.

8. Actualmente las anchovetas están delgadas, con poca grasa corporal. Por ello, la industria necesitará más individuos para producir la misma cantidad de harina y aceite de pescado.

9. El IMARPE recomendó la realización de otro crucero para evaluar los cambios en las condiciones oceanográficas y verificar que el mar ha retornado a sus condiciones normales. En la actualidad este segundo crucero ya está realizándose y se espera tener resultados a final de este mes.

10. Oceana está de acuerdo con esta recomendación y demanda transparencia y la toma de decisiones basadas en la ciencia. El objetivo común es proteger la pesquería de una sola especie más grande del mundo, crucial para la economía y el ecosistema peruanos.