Con un maniquí Oceana Perú confirma que el mar peruano sigue contaminado por el derrame de petróleo de Repsol - Oceana Peru
Inicio / Comunicados de Prensa / Con un maniquí Oceana Perú confirma que el mar peruano sigue contaminado por el derrame de petróleo de Repsol

Con un maniquí Oceana Perú confirma que el mar peruano sigue contaminado por el derrame de petróleo de Repsol

El pasado 15 de julio se cumplieron seis meses del peor desastre ecológico ocurrido en el mar peruano.

julio 21, 2022

Ubicación: Perú

Contacto:

Jesús Cuzcano

Restos del derrame de petróleo de Repsol. Julio 2022.

Las consecuencias del derrame de petróleo ocurrido el 15 de enero de este año en el mar de Ventanilla siguen afectando al ecosistema marino y a las personas que dependen de él. Aunque la empresa Repsol ha asegurado que la limpieza del derrame de petróleo está casi terminada, un video realizado por Oceana muestra que el fondo y la superficie del mar siguen contaminados por el petróleo.

Para comprobar la situación actual del mar, con la ayuda de Héctor Semillan, un buzo de Ancón, un equipo audiovisual de Oceana se dirigió al Serpentín de Pasamayo, entre los distritos peruanos de Aucallama y Ancón, donde muchas manchas oscuras mostraban que la contaminación persiste. Fue necesario sumergirse en las profundidades del mar para comprobar la situación. Esta tarea, imposible de realizar por una persona debido a las graves consecuencias que el crudo tendría en el cuerpo humano, tuvo que ser realizada por un maniquí. El resultado fue el que todos sospechábamos: seis meses después del peor vertido de petróleo en el mar peruano, la actuación de Repsol ha sido insuficiente y las consecuencias podrían durar muchos años más.

Oceana sumergió al mar de Ancón un maniquí para comprobar la contaminación del fondo marino.

Sin embargo, el grave impacto ambiental de este desastre no es la única tragedia generada por la inacción de la empresa española y la negligencia del Estado peruano. Hasta la fecha, los pescadores afectados solo han recibido 3 de las 6 indemnizaciones que Repsol les prometió. Esto se suma a la incertidumbre de no saber cuándo podrán volver a pescar y bucear en el mar, que además de su fuente de trabajo es parte fundamental de sus vidas.

El dato:

  • El pasado 15 de enero, se derramaron unos 11.900 barriles de petróleo en el mar de Ventanilla. El vertido se produjo mientras el buque tanque de bandera italiana «Mare Doricum» descargaba crudo de la petrolera española Repsol en la refinería de La Pampilla.
  • El vertido de petróleo afectó a decenas de miles de peruanos y obligó a cerrar las playas en pleno verano. Esto dejó sin ingresos a los pescadores, a los propietarios y empleados de restaurantes, a los que alquilaban sombrillas en las playas y a los que vendían comida a los bañistas.