Elaboración de conservas de anchoveta en Paracas
Mujeres trabajan en la producción de conservas de anchoveta en fábrica en Paracas
Oceana

¿Qué pasaría si se realizará una transformación total de la pesquería de anchoveta? Un grupo de científicos ha realizado una aproximación del potencial económico que tendría derivar toda la pesca industrial al consumo humano directo. Se sabe bien que este pequeño pez tiene grandes propiedades nutricionales y puede jugar un rol importante en la lucha contra la desnutrición y la anemia en el país. Pero también puede traer mucha más rentabilidad y empleos.

En el artículo “La anchoveta, el pequeño pez que puede alimentar al mundo”, Patricia Majluf, vicepresidenta de Oceana en Perú, y los investigadores Santiago de la Puente y Villy Christensen, han calculado que destinar el total de las capturas del año 2013 (4.8 millones de toneladas métricas) a la producción de conservas, podría brindar más de 40 mil empleos adicionales solo en el sector del procesamiento, duplicando los empleos estimados en ese año. Es decir, por cada tonelada del recurso destinada a enlatados se genera diez veces más empleos de que los que resultan de la producción de harina y aceite de pescado.

Los autores indican que una conversión total a la producción de conservas implicaría un incremento de US$351 millones de ingresos netos (21% más).  Aunque este es un escenario supuesto, nos habla de las posibilidades para el sector en un contexto en el cual las pesquerías destinadas a harina y aceite de pescado están declinando.

Esta conversión además, tendría el potencial de  proveer 1,6 kilos anuales de anchoveta a 795 millones de personas crónicamente desnutridas en el mundo. Para lograrla, según Majluf, es fundamental un cambio en las reglas de manejo de la pesquería , que en la actualidad solo permite a la flota industrial pescar para producir harina y aceite de pescado, mientras que la flota de menor escala y artesanal son las únicas autorizadas a pescar para el consumo directo, aunque no poseen un cuota de captura y buena parte de esta pesca termina en las plantas de harina de forma clandestina.

“La actual Ley de cuotas debe cambiar para permitir a la flota industrial desembarcar anchoveta para el consumo humano directo, pero esto implica que será también  necesario que la cuota  de pesca que actualmente solo incluye a la flota industrial,  incluya a la flota artesanal y de menor escala. Sin esto, no habría ningún mecanismo que prevenga sobrepasar la cuota, más aún en condiciones adversas. Estas reformas deben ir acompañadas de una mayor inversión en el monitoreo y programas de fortalecimiento para reducir el margen de grandes ganancias que incentivan las prácticas ilícitas”, destaca el artículo.

Esta estimación coincide con un reciente reporte del proyecto The Sea Around Us, iniciativa de investigación de la Universidad de Columbia Británica, de acuerdo al cual cada año se pescan 18 millones de toneladas para producir harina y aceite de pescado en el mundo, cuando el 90% de esos peces podrían destinarse al consumo humano.

A continuación:

Las especies de peces pequeños son la proteína perfecta: sostenibles, saludables y deliciosos

Leer el artículo siguiente