Categorizar la pesca ilegal con otras situaciones vinculadas a la informalidad o falta de regulación,que corresponden al manejo pesquero, puede afectar los esfuerzos para combatir este crimen. Por eso, el uso del término INDNR (Pesca ilegal, no declarada y no reglamentada) es obsoleto, señala Daniel Pauly, reconocido científico marino especializado en pesquerías y miembro del consejo de Oceana.

Por Daniel Pauly, Ph.D*

Ver artículo original en inglés 

Escribo este artículo en un avión rumbo a los Países Bajos, donde participaré en una conferencia auspiciada por el Instituto Real para la Investigación Marina, y el Instituto para el estudio del crimen y el orden público. ¿Por qué dos organizaciones tan diferentes cofinancian una conferencia? Ambas quieren discutir y examinar de cerca la relación entre la pesca ilegal, los ecosistemas y la seguridad alimentaria de los países en desarrollo. La conferencia convocó a expertos provenientes de disciplinas que rara vez trabajan juntas, léase los científicos especializados en pesquería y expertos en criminología. Esto me hizo reflexionar sobre cómo y por qué nosotros – en el sector de conservación – debemos enfocar nuestra atención en la pesca ilegal como una cuestión aislada.

Pesca ilegal vs pesca INDNR

En el mundo de la conservación marina, a menudo oirás sobre “pesca INDNR”, sigla que se refiere a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada. Un término que fue acuñado para categorizar una serie de pesquerías “fuera del sistema”. La conferencia dejó en claro, sin embargo, que el término “INDNR” ha perdido su utilidad. INDNR ha sido usualmente empleado como sinónimo de “ilegal”, en consecuencia, ha confundido actividades criminales con asuntos de manejo pesquero, lo que puede incluir hechos tan simples como capturas no reportadas provenientes de pesquerías legales. La pesca ilegal es un crimen y como tal debe ser abordado mediante las instituciones reguladoras, en lugar de agruparla con problemas de manejo pesquero. No se trata de una problemática vinculada a la gestión pesquera, así como el robo de autos no está relacionado a la mecánica. 

Ahora existen otros caminos, como la nueva data disponible en la página web del Proyecto Sea Around Us; para encontrar la (gran escala) de otras formas de pesca fuera de los registros oficiales. 

La pesca ilegal es un delito que afecta directamente a la seguridad alimentaria en países en desarrollo. Por ejemplo, las embarcaciones industriales rusas que pescan sardinas en Senegal, en el noroeste de África, de forma ilegal. Así, capturan peces que también son objetivo de la pesca artesanal local que emplea en canoas. Esta pesquería artesanal abastece a los procesadores locales que secan las sardinas y las envían tierra adentro, donde representan una fuente única de proteína animal y micronutrientes.

La pesca ilegal no solo amenaza la seguridad alimentaria, también pone en peligro la gran biodiversidad de la que depende el funcionamiento de los ecosistemas marinos.  La flota china que opera en Mauritania, otra nación en el noroeste africano con aguas extremadamente productivas; captura aves marinas de forma ilegal (¡sí, aves marinas!) como el alcatraz del Atlántico, además de ir en busca de los peces por los que presumiblemente han pagado una “tasa de acceso”.  Sabemos esto porque inspectores de Mauritania encontraron una nave pesquera china con cajas etiquetadas como “corvina”. Las cajas en realidad contenían alcatraces congelados listos para enfriar y cocinar. 

Menos peces, más crimen

El declive de las poblaciones de peces en el mundo ha incentivado que algunos inescrupulosos dueños de flotas empleen medios ilegales para reducir sus gastos. Estas soluciones delictivas incluyen acciones como usar banderas a conveniencia para sus naves: registrar una embarcación como si perteneciera a otro país, es decir, con otra bandera, que les permite pasar por alto el control y las regulaciones. También implica el acceso ilegal a la pesca, al no pagar por derechos de pesca en las Zonas Económicas Exclusivas de países costeros.  Los propietarios y oficiales de las embarcaciones implicados en la pesca ilegal a menudo están envueltos en otras actividades ilegales como el tráfico de drogas, de vida silvestre, trata de personas o violaciones a los derechos humanos contra su tripulación semi-esclavizada. Por eso, muchos de los criminólogos en la conferencia apuntaron: Suprimir la pesca ilegal ayuda a reducir las actividades criminales asociadas.  Como resultado, muchas ONG nacionales e internacionales que lidian con la pesca ilegal también deben enfocarse en el rol de los estados y las organizaciones intergubernamentales como la Interpol, la Organización Marítima Internacional y la Organización Mundial del Trabajo, juegan en el combate a la pesca ilegal. 

Los esfuerzos de las ONG tal vez no sean suficientes para liquidar esta mafia, pero un estado fiscalizador -especialmente aquellos informados por las ONG – podría serlo. Global Fishing Watch1, otro proyecto basado en datos proveniente del sector sin ánimo de lucro; es un excelente inicio para asegurar que la información necesaria para detectar y seguir la pesca ilegal, este disponible para individuos, autoridades e instituciones. Me parece crucial este último punto. Es hora de llevar la discusión más allá de cuán terrible es la “pesca INDNR” y empezar a asistir a las entidades del gobierno – las autoridades reguladoras y judiciales – que pueden ayudar a diferenciar lo “ilegal” o la empresa criminal presente en este acrónimo. Esto ayudará a todos a salvar los océanos y alimentar al mundo.

*Daniel Pauly es  investigador principal del proyecto Sea Around Us del Instituto para los Océanos y las Pesquerías de la Universidad de British Columbia. Es miembro del Consejo de Oceana.  Ver perfil

1. Global Fishing Watch es una herramienta gratuita y en línea que permite conocer la actividad de la pesca comercial a nivel mundial. Perú se ha comprometido ante la ONU a incorporar la información satelital de las naves pesqueras. Entérate más

A continuación:

Evaluación de Desempeño Ambiental del Perú: avances y desafíos en pesca y zonas marino costeras

Leer el artículo siguiente