Perú es uno de los países pesqueros más importantes del mundo gracias a la corriente de Humboldt y sus aguas ricas en nutrientes. Por otro lado, en la costa de Piura y Tumbes se encuentra el Mar Pacífico Tropical, cuyas aguas más cálidas aportan gran parte de la pesca artesanal para consumo humano. 

Las Áreas Marinas Protegidas (AMP) son una de las estrategias de conservación más efectivas. Contribuyen a la seguridad alimentaria, a la creación de empleo y protección de las comunidades costeras.
Sus beneficios económicos superan hasta 20 veces, los costos que implica crearlas y gestionarlas.

Hoy en día Perú solo protege el 0.5% de su mar, lejos lejos de la meta de 10% al 2020, un compromiso asumido como país firmante de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y como parte del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), ambos de la ONU. Por eso, Oceana apoya la creación de la reserva marina Dorsal de Nasca, una cadena de montes submarinos ubicada a más de 100 km de la costa de Ica, con la que el país pasaría a proteger el 7.3% de su territorio marítimo.

  • El Perú se ha comprometido a proteger el

    10%

    de su dominio marítimo
  • El territorio marino protegido solo es alrededor de

    0.4%

    del dominio marítimo peruano
  • Los beneficios económicos de las AMP son

    hasta 20 veces mayores 

    que sus costos de creación y manejo