Escrito por Michael Tweddle, fotógrafo conservacionista y de vida silvestre.

 

“En el mar la vida es más sabrosa”. Sin embargo, pocos limeños saben que a menos de una hora zarpando desde el Callao tenemos uno de los espectáculos de vida silvestre más maravillosos frente a las costas de nuestra capital. 

islas palominio

Los islotes Palomino, hoy protegidos como parte de la Reserva Nacional Sistema de Islas, Islotes y Puntas Guaneras, albergan una bulliciosa colonia de más de 10 mil lobos marinos chuscos (Otaria flavescens) y una gran variedad de aves guaneras.

Solo hace falta una mañana para disfrutar y romper con la rutina citadina. Nuestro paseo inicia en el museo de sitio del submarino Abtao, antiguo legado de nuestra Marina de Guerra; para luego abordar unas muy confortables embarcaciones y surcar el mar frente a las playas de La Punta. Después navegamos entre las islas San Lorenzo, El Frontón y Cabinzas donde habita una importante colonia de pingüinos de Humboldt (Spheniscus humboldti) y miles de aves guaneras.

La mar nos sorprende con curiosos delfines que nos siguen cual escolta en uno de los mares más ricos y en peligro del mundo. El entusiasmo se hace notar cuando a lo lejos se divisan las Palomino y, conforme nos acercamos, notamos los primeros lobos marinos curiosos que nos dan la bienvenida.

Estas magníficas porciones de roca son pobladas por miles de estos mamíferos marinos. Unos descansan mientras otros chapotean en el vaivén de las olas que se estrellan en sus peñas.

El lobo marino chusco o lobo marino sudamericano, de coloración pardo oscura y hocico corto y ancho, es el más abundante de las dos especies de pinnípedos que habitan nuestro litoral. Los machos adultos pueden llegar a medir 3.5 metros y pesar hasta 400 kg, mientras que las hembras de menor tamaño, pesan la mitad.

Los machos se caracterizan por tener una melena, por lo que también son denominados leones marinos al sur del continente.

Estas grandes congregaciones coinciden en el verano durante la época de cría, en la cual las hembras paren a un solo cachorro. En la época reproductiva cada macho lidera un harén de hembras, mantiene su territorio vigilante y combaten a cualquier intruso.  

El lobo marino es una especie oportunista que se alimenta principalmente de peces, moluscos y crustáceos llegando al conflicto directo con la pesca, la cual sobre explota su alimento natural, incluso mueren por asfixia al quedar atrapados en las redes de pesca, la llamada pesca incidental; o son asesinados por destruir las mismas. Si a esto le agregamos la contaminación de sus ecosistemas, podemos decir que depende de nosotros su protección y conservación. 

El ecoturismo y la observación responsable de fauna marina es lo más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Día a día la vida silvestre en su hábitat natural es observada cada vez más por esparcimiento siendo mucho mas valoradas vivas que muertas. Al ser principalmente una actividad comercial; se estima que factura millones al año en todo el mundo en favor del ecoturismo en comunidades locales.

La naturaleza nos puede regalar experiencias únicas como la observación de especies en su hábitat natural. Una actividad que, realizada de forma responsable sin alterar el lugar ni a los animales, puede brindar no solo réditos económicos sino también beneficios para la salud de los océanos y la nuestra.