Proponen avances tecnológicos para reducir descartes y captura de juveniles en la pesca de anchoveta



Press Release Date

Miércoles, Mayo 9, 2018
Ubicación: Lima

Expertos internacionales revisaron y analizaron las herramientas y normativa a escala global, y expusieron un plan de mejora tecnológica para la pesca de anchoveta en el Perú.

Oceana organizó el “Taller Alternativas tecnológicas para controlar descartes y reducir la captura de juveniles”, en el cual los consultores Juan Carlos Barrera y Daniel Aguilar, presentaron los resultados de una evaluación a escala global que recogió casos exitosos de manejo pesquero, así como la experiencia de 25 expertos y la revisión de 230 documentos técnicos de 32 países.

El estudio, realizado por Oceana en el Perú, fue presentado ante académicos, profesionales de entidades públicas y privadas del sector pesquero, quienes desarrollaron un análisis de las posibilidades de aplicación de estas alterativas tecnológicas en el manejo de la pesca de anchoveta en el Perú. Este trabajo contó con el apoyo del Insituto del Mar del Perú en la definición de los términos de referencia del estudio, así como la participación de sus especialistas como expertos en el mismo.

Descargar las presentaciones

Referentes mundiales en pesquería

Juan Carlos Barrera, Msc, destacó la estrategia australiana, que aplica un enfoque ecosistémico y de derechos de pesca. La Autoridad Administrativa de la pesca (AFMA) cuenta con comisionados y comités de expertos y basa su estrategia en el cumplimiento voluntario con las reglas claras. La participación e implementación de la tecnología refuerzan el cumplimiento y aseguran una fuerza laboral calificada, remarcó.

Por otro lado, la Unión Europea posee una política pesquera común desde el 2014, aunque cada estado establece su sistema de control; que incluye la introducción gradual de la Obligación de Desembarque para reducir los descartes, por el cual todas las capturas permanecen a bordo y se deducirán de la cuota, mientras que el pescado menor a la talla mínima no puede comercializarse para el consumo humano.

Barreda se refirió a Islandia y Noruega como dos referentes globales en materia de manejo pesquero. El  sistema de gestión de la pesca en Islandia es el mejor ejemplo a nivel mundial de una pesquería  que ha estado operando con éxito bajo una obligación de desembarque durante casi tres décadas. Se  basa principalmente en el control de la producción mediante cuotas transferibles y la certificación.

“Noruega posee una prohibición de descartes desde 1987, es un modelo de transparencia en la pesca con participación de diversos actores en las tomas de decisión de gestión. El modelo noruego se basa en la gestión adaptativa de la pesca.  La velocidad de transmisión de la información en Noruega es instantánea, en tiempo real. Posee 36 áreas marinas protegidas, pequeñas, dónde se realiza vigilancia efectiva”, manifestó.

Por su parte, España posee un Centro de Seguimiento de Pesca en tiempo real, tanto de los movimientos de barcos, como de estadísticas de arribo y de bitácoras electrónicas. Mientras que Estados Unidos implementó una estrategia nacional para reducir la captura incidental recién en el 2016.

En América Latina, Chile ha adaptado recientemente la regulación europea, con un programa de investigación que obliga a la observación a bordo y un programa de reducción de descartes con medidas tecnológicas, de monitoreo, capacitación y difusión de buenas prácticas.

Alternativas tecnológicas

El ingeniero pesquero Daniel Aguilar indicó que la pesquería de anchoveta peruana podría adoptar medidas como las establecidas en la Unión Europea para garantizar la sobrevivencia de ejemplares descartados. Por ejemplo liberar la captura antes que la red de cerco se recupere hasta el 80%, para lo cual se emplea una boya visible para señalar el límite del punto de izado. Así también, equipar las embarcaciones y el arte de cerco con un sistema electrónico que registre cuándo, dónde y hasta qué punto se izó la red de cerco en las faenas de pesca y consignar la cantidad de especies liberadas en las bitácoras de pesca.

Una nueva tecnología hidroacústica permite detectar qué especies y de qué tallas existen en una zona de pesca. Se trata de la SeapiX multihaz, una tecnología prometedora, aunque muy costosa, con una certeza del 80% en comparación al muestreo a bordo.

A su vez, existen sistemas para monitorear la red de cerco a través de sensores hidroacústicos inalámbricos que permiten controlar el desempeño de la red en tiempo real.

Aguilar presentó también el monitoreo remoto electrónico con circuitos cerrados (REM), una herramienta para lograr la trazabilidad de los recursos marinos, el cual ha sido evaluado en varios países como Canadá, Estados Unidos, Australia, Dinamarca, Reino Unido, entre otros.

A la par, existen diversas tecnologías para registrar las actividades pesqueras como el empleo del sistema satelital de navegación global, teléfonos inteligentes, drones aéreos, terrestres, acuáticos y submarinos, uso de AIS, VMS, radares de bajo mantenimiento, entre otros.

Finalmente, los participantes al taller se organizaron en mesas de trabajo para analizar los factores internos como el manejo, cumplimiento y selectividad y externos como el cambio climático, para la aplicación de estas y otras alternativas tecnológicas en la pesquería de anchoveta peruana.

Descargar las presentaciones