Estimada Sra. Conterno:

Muchas gracias por su atenta comunicación. La verdad una carta notarial me pareció un poco excesiva, ya que una llamada telefónica o un correo electrónico hubieran sido suficientes. Incluso un corto intercambio en Twitter hubiera bastado para dejarle saber que la lectura que ha hecho de un artículo de opinión de mi autoría publicado el 15 de enero en la web de Oceana en Perú, y en cuya carta notarial solicita rectificaciones, no es correcta.

En dicho artículo se presenta un balance de la segunda temporada de pesca de anchoveta, desde la antesala para determinar su apertura, hasta los primeros reportes oficiales sobre las faenas de pesca. En su carta notarial, indica que he calumniado a la Sociedad Nacional de Pesquerías (SNP) al indicar que su gremio “insistió para que el Ministerio de la Producción (PRODUCE) y el Instituto del Mar del Perú (IMARPE) actuarán con celeridad para justificar la apertura de la pesca”.

Sin embargo, los hechos aludidos en el referido artículo están plenamente sustentados en las fuentes citadas en el mismo. Nuestras afirmaciones son verificables y, por lo tanto, la interpretación que su institución haga de las mismas escapa al alcance de nuestra responsabilidad. En el artículo  me he referido a un hecho concreto que ha sido señalado en una nota de investigación publicada el 12 de diciembre en el diario La República por la periodista Beatriz Jiménez, la cual he destacado mediante un hiperenlace.  En dicha publicación se recopilan una serie de comunicaciones entre su gremio y PRODUCE, poniendo a su disposición los recursos para que IMARPE haga una evaluación complementaria que permita fijar una cuota de pesca.

En ese sentido la nota indica “este año tuvo lugar un tercer estudio extraordinario y sin precedentes: una exploración acústica conjunta entre Imarpe y embarcaciones industriales de la SNP que determinó una biomasa de anchoveta mucho mayor que el primer crucero, fruto de la cual se decidió abrir la segunda temporada de pesca”.

Además, el artículo detalla que tras la reunión que usted sostuvo con el viceministro de Pesca, Juan Carlos Requejo, del 21 de octubre del 2015; se solicitó la realización de una prospección acústica conjunta con Imarpe.

“Ese mismo día, IMARPE no solo autorizó la ‘exploración acústica conjunta para la evaluación de anchoveta’, nunca antes llevada a cabo. También envió a PRODUCE un plan de trabajo de siete páginas que determina los objetivos, los trabajos a ejecutar y un presupuesto estimado”, añade el artículo periodístico de La República.

Sorprende que todo el proceso tome apenas un día y que se haga de manera tan diligente, habla muy bien de la capacidad de respuesta del Estado para satisfacer las expectativas de un sector. Como bien señala la publicación de La República, cuestionados al respecto, PRODUCE descartó presiones de la SNP. Ahora bien, no podemos negar que este tratamiento es bastante expeditivo y contrasta, por decir lo menos, con la limitada respuesta oficial que recibieron los pescadores respecto a su preocupación sobre la captura de individuos en reproducción. Nos parece que esto no está bien, pero no es responsabilidad de la SNP y en ninguna parte del artículo de mi autoría se afirma lo contrario.

Dicho sea  de paso, no consideramos correcto que la información de sustento para la asignación de la cuota no pueda ser sometida a un análisis serio. No se publicó la información detallada sobre el método empleado en la Evaluación Acústica Conjunta 1510, ni se hizo una validación que contrastará los resultados de esta nueva metodología con la de cruceros previos. Tampoco hubo transparencia respecto al modelo muestral empleado para integrar los datos de los transectos (no “transeptos”), a pesar que es la primera vez que se ha empleado esta metodología para tomar una decisión de manejo clave en la economía del país. Así también, cabe preguntarse ¿por qué se tomaron únicamente los últimos cinco años para la comparación entre las proyecciones de biomasa poblacional y los resultados de los cruceros de invierno y no la serie completa 1996-2015 que corresponde al régimen de productividad en el que se encuentra actualmente la anchoveta como señala IMARPE?

Respecto a  las expectativas del crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI), es obvio que su gremio esperaba una mayor cuota de la que fue asignada y esto en sí representa un problema de flujo de caja y la atención a compromisos laborales y financieros. Al fijarse una cuota menor como consecuencia del actual evento de El Niño, era inadmisible seguir aspirando a una mayor contribución al PBI, además de  representar un problema para su gremio como se señala en el artículo. No está demás añadir que hoy en día es evidente que algunas empresas del sector enfrentan un complicado porvenir. Cabe resaltar también, que en su carta notarial confirman lo señalado en nuestro artículo sobre sus diferentes proyecciones del aporte de la apertura de la segunda temporada de pesca de anchoveta al PBI, por lo que no queda claro que es lo que tendríamos que rectificar al respecto.

Sobre las "auto vedas", efectivamente es una medida encomiable y en el artículo hacemos un llamado para que esa información sea pública, lo que permitiría demostrar de manera transparente que el gremio pesquero actuó de manera preventiva. Por otro lado, es inevitable pensar que si los cierres preventivos declarados por PRODUCE fueran suficientes para proteger el recurso, estas vedas autoimpuestas no serían necesarias. Esto es precisamente lo que se resalta en el texto.

Por lo expuesto, verá usted que no hay mayor motivo de preocupación. Tal vez una lectura menos apasionada ayudaría a evitar futuros malentendidos, pero siempre existe la posibilidad de conversar e intercambiar puntos de vista. Al fin y al cabo, podemos tener misiones distintas, pero nuestras visiones de un futuro con un manejo sostenible, transparente y científicamente sólido de los recursos pesqueros del país tienen más semejanzas que diferencias.

Aprovecho la oportunidad además para agradecerle la atención que brinda a nuestras publicaciones. No somos un ente periodístico ni aspiramos a serlo. Nuestro propósito es brindar información basada en la interpretación crítica de los hechos y la mejor ciencia disponible para que la sociedad tome las mejores decisiones posibles. De cierta forma, y haciendo alusión a su nota editorial aparecida en El Comercio en noviembre pasado, aspiramos a ser la voz de la gallina ponedora.

Atentamente,

Juan Carlos Riveros, Director Científico de Oceana en Perú

Ver carta notarial: Carta_SNP.pdf

 

A continuación:

Faena a ciegas: No hay suficiente información científica para pescar anchoveta en el sur

Leer el artículo siguiente