Pesca de anchoveta peruana
Pesca industrial de anchoveta peruana
Andina

Elaborado por la Dirección Científica de Oceana en Perú

La última temporada de pesca de anchoveta correspondiente al año 2017 concluyó hace dos semanas con modestos resultados. Más allá de las cifras, es importante revisar algunas de las lecciones que nos dejó esta temporada y evaluar las perspectivas de la pesquería industrial y la legislación reciente luego de varios años de capturas irregulares.

Resultados de la temporada

Los primeros días de la temporada reflejaron en las capturas el elevado número de juveniles identificados en el Crucero Hidroacústico de IMARPE CR1709-11: 96% en frecuencia y 67% en peso. En consecuencia, se procedió a paralizar las actividades de pesca durante el mes de diciembre. A fines de dicho mes se llevó a cabo la Operación Eureka LXXI para evaluar la composición de tallas y para la identificación de las áreas más adecuadas para la pesca.  Ante resultados aparentemente favorables, se reabrió la temporada el 7 de enero, aunque apenas 20 días después, se tuvo que cerrar nuevamente la pesca, esta vez de forma definitiva, ante la inminencia del desove de verano.

De acuerdo a cifras oficiales publicadas por PRODUCE durante esta temporada se pescaron 687,557 toneladas de anchoveta con lo cual se alcanzó solo el 46.1% de la cuota asignada de 1.49 millones de toneladas métricas (TM). Tal como se aprecia en la Figura 1, esta ha sido la Segunda temporada de menor desempeño de la última década, con excepción del año 2014 en que no se abrió la pesca. Además, lo que se esperaba luego de una atractiva primera temporada, era buena pesca en la segunda parte del año para cumplir con los compromisos a futuro de ventas de harina y aceite de pescado.

Figura 1. Descargas totales y porcentajes de cumplimiento de la cuota de pesca de anchoveta del Stock Norte Centro durante la Segunda Temporada de cada año entre 2007 y 2018. Fuente: PRODUCE. Elaboración propia.

Juveniles en las redes

Como se ha hecho práctica recurrente en las últimas temporadas, el elevado número de juveniles en el stock ha resultado en sucesivos reportes de capturas por encima del 10% establecido como límite legal (ver Figura 2). Como medida de mitigación se dictaminaron un total de 51 suspensiones preventivas de zonas de pesca durante la temporada. Además se estableció una zona restringida para la pesca industrial desde las cinco a las quince millas de distancia de la costa y entre los paralelos 13 y 16 grados sur (Cañete a Marcona) mediante el DS 004-2018-PRODUCE.

Figura 2. Porcentajes de juveniles en las descargas de anchoveta del Stock Norte Centro durante la Segunda Temporada 2017 para el periodo Enero 7 a 26. Fuente: IMARPE. Elaboración propia.

Con el DS 024-2016-PRODUCE se cambiaron las reglas administrativas de los topes de pesca de juveniles permitiendo su captura, sin sujetarse a un límite máximo, en tanto se reporte oportunamente su presencia en las redes.  Esto resulta en que al no haber límites para la pesca de juveniles se les podría estar extrayendo en exceso y más aún ante la evidencia de que las labores de pesca de la flota habrían pasado a ser más concentradas espacialmente. El objetivo original del DS 024, dirigido a prevenir el descarte de la pesca en altamar, se habría convertido en un incentivo perverso al propiciar la captura masiva sin considerar a priori la presencia de juveniles en el stock. Esta situación requiere una evaluación de parte de IMARPE y las autoridades del sector.

Aunque resulta saludable que además se  establezca un tope global de captura de juveniles por cada temporada, sería recomendable que esta cifra sea parte de la norma que dictamina la apertura tal como sucede con el Límite Máximo Total de Captura Permisible(LMTCP). Así mismo, aunque la pesca de ejemplares por debajo de la talla mínima de esta temporada (14.7%) esté por debajo del 21% calculado como tope por IMARPE, sería conveniente que se hagan públicos los modelos e información empleados para establecer dicho tope, sobretodo el nivel de riesgo que se estaría asumiendo para su cálculo.

Mención aparte  merece el empleo de la moda como medida principal de reporte de la composición de tallas de los desembarcos. Una moda estadística es la medida más frecuente en una distribución de valores, en este caso tallas de anchoveta. Como tal, es común que se reporte una moda relativamente alta pero con un alto porcentaje de juveniles en las redes. En la Tabla 1 se presentan los datos del periodo comprendido entre el 22 y el 25 de enero de este año. Se observa que la relación entre la moda y la proporción de juveniles no está claramente definida. Esto es más evidente si se muestran los datos gráficamente, en la Figura 3 se puede ver que más del 50% de los desembarcos con modas mayores a 12 cm presentaron porcentajes de juveniles por encima del 10% legal (cuadrante superior derecho).

Tabla 1. Porcentajes de juveniles y valores de la moda de las descargas de anchoveta del Stock Norte Centro durante la Segunda Temporada 2017 para el periodo Enero 22 a 25, 2018. Fuente: IMARPE. Elaboración propia.

Figura 3. Relación entre el porcentaje de juveniles y la moda de las descargas de anchoveta del Stock Norte Centro durante la Segunda Temporada 2017 para el periodo Enero 22 a 25. Fuente: IMARPE. Elaboración propia.

Reproducción

Luego de un largo periodo de anomalías oceanográficas, este año  aparentemente el ciclo reproductivo estaría comportándose de manera similar al patrón histórico de reproducciones estacionales muy marcadas.  De acuerdo con el “Informe sobre el Proceso Reproductivo de Anchoveta (Engraulis ringens) del Stock Norte-Centro del Perú al 20 de enero del 2018” preparado por IMARPE, los índices reproductivos de la anchoveta alcanzaron valores críticos a partir de mediados de enero. En particular, el índice gonadosomático (indicador de la madurez de las gónadas) pasó el valor crítico en tanto que el índice de actividad desovante estuvo ligeramente por debajo del umbral crítico de verano. Esto es plenamente consistente con los reportes de los pescadores que denunciaban la captura de anchoveta con huevera y el consiguiente riesgo para la renovación del stock.

Transparencia y Acceso a la Información

A lo largo de los últimos años se han dado algunos pasos significativos para mejorar el acceso a la información del manejo pesquero hacia el público interesado. Sin embargo, esta temporada tuvo un lamentable retroceso al restringirse al acceso a la información de sustento de la apertura hasta la emisión de la norma que declaró el inicio de la temporada.

Como se ha señalado anteriormente, estas barreras para acceder a la información resultan en incertidumbre, desconfianza y polarización de opiniones. No es coincidencia que la apertura de la temporada haya estado precedida de denuncias y acusaciones de manipulación de la información y sobre la forma en que se toman las decisiones en el sector. 

Posteriormente al anuncio de la temporada, IMARPE ha publicado los reportes técnicos que sustentan su apertura en su página web y luego los resultados de la Operación Eureka LXXI que sustentaron el reinicio de la pesca. Del mismo modo ha venido publicando puntualmente sus reportes de la actividad de la flota industrial y la flota artesanal, así como los reportes de indicadores reproductivos de anchoveta.

Por su lado, PRODUCE emitió un Resumen Ejecutivo de Seguimiento y Control al finalizar la temporada de pesca resumiendo las principales cifras de la actividad. Del mismo modo, mantuvo informados a los usuarios a través de comunicados sobre las diversas medidas de control y suspensión dirigidas a reducir la incidencia de juveniles en la pesca. Sin embargo, aún no se completa la implementación de su sistema de acceso público a la información del recorrido de la flota industrial denominado TRASAT.

En líneas generales, todavía se requiere trabajar en el desarrollo de una plataforma centralizada de información sobre el avance de la temporada de pesca en manos de PRODUCE, que permita el acceso a los datos de manera oportuna y apropiada a las necesidades de los múltiples actores interesados en la pesquería de la anchoveta.

Perspectivas

Luego de algunos años de incertidumbre motivada por anomalías climáticas y oceanográficas, el sector pesquero industrial aún no logra recuperarse plenamente. El rendimiento de la última temporada ha sido malo pero al menos ha permitido paliar en algo las necesidades económicas de la industria y es de esperar que haya beneficiado de manera similar a los trabajadores del sector.

Aunque las condiciones del mar parecen ser más favorables para el recurso persisten las dificultades para la pesca: presencia de juveniles, dispersión del stock, adultos escasos y en reproducción, oleajes anómalos, entre otras.  De todas estas, las dos primeras tienen la mayor influencia en los resultados estacionales de la pesca. En la Figura 4 se presentan los porcentajes de juveniles reportados por los cruceros de verano efectuados por IMARPE los pasados seis años. Como se puede apreciar hay una tendencia creciente a contar con mayor proporción de juveniles en el stock. Esto resulta muy positivo porque indica que el recurso se está renovando y que estos ejemplares potencialmente podrían alcanzar tallas adultas y ofrecer un mejor desempeño económico para la industria. No en vano, los principales esfuerzos de control y vigilancia durante la temporada de pesca están dirigidos a proteger a los juveniles.

Figura 4. Porcentajes de juveniles en frecuencia y peso de anchoveta del Stock Norte Centro calculados por los Cruceros de Verano de IMARPE previos a las segundas temporadas de pesca para el periodo 2012 - 2017. Fuente: IMARPE y PRODUCE. Elaboración propia.

En este contexto, el impacto del DS 024 debería ser evaluado con urgencia para conocer su efectividad e identificar mecanismos que complementen sus objetivos. Por ejemplo, restringir la agregación temporal de embarcaciones durante las operaciones de pesca para que no se impacte masivamente un cardumen que podría tener un elevado porcentaje de juveniles. Además es importante optimizar los mecanismos de detección y reporte de las capturas para dictaminar los cierres temporales más rápidamente.

Por otro lado, quizás el problema no es que hayan demasiados juveniles sino que habrían muy pocos adultos. De acuerdo al Crucero 1709-11 [11] se encontraron solamente dos millones de toneladas de anchovetas adultas. En la Figura 5 se presentan las biomasas adultas calculadas por los cruceros de verano en los últimos 6 años y se puede ver que, salvo el año 2014, que no tuvo segunda temporada, la biomasa adulta del 2017 fue la más baja de los últimos años. Cabe preguntarse si ante estas condiciones se debió abrir la temporada. 

Figura 5. Biomasas adultas de anchoveta del Stock Norte Centro calculadas por los Cruceros de Verano de IMARPE previos a las segundas temporadas de pesca para el periodo 2012 - 2017. Fuente: IMARPE y PRODUCE. Elaboración propia.

En la Figura 6 se resumen los desembarcos, cuotas y cumplimiento de cuotas entre los años  2012 y 2017 para el stock Norte-Centro. En ella  se puede observar que en este período los  rendimientos han estado alrededor de 3.1 millones de TM anuales y que 2017 se encuentra dentro de este promedio. Sin embargo, nuestro porcentaje de cumplimiento de la cuota se viene  reduciendo, con lo cual la credibilidad del Perú como proveedor se estaría viendo  afectada a mediano plazo. Dicho de otra manera, está en riesgo la confianza del mercado internacional en la capacidad del país para cumplir las cuotas asignadas, sobretodo si esto afecta el valor y participación en el mercado global de harina y aceite de pescado.

Del mismo modo llama la atención que las cuotas de pesca de anchoveta se  incrementen cada año si al mismo tiempo no se está logrando cumplir con ellas. Como se indicó en el párrafo anterior esto no es favorable para la participación del país en el mercado y amerita una revisión con un enfoque bio-económico de largo plazo.

Figura 6. Valores anuales de desembarcos, cuotas y cumplimiento de cuotas de pesca de anchoveta del Stock Norte Centro para el periodo 2012 a 2017. Fuente: PRODUCE. Elaboración propia.

Una pesquería de la magnitud de la anchoveta peruana requiere una visión de conjunto que incluya elementos físicos, biológicos, económicos y sociales. Se deben invertir recursos para desarrollar los estudios requeridos  y que además se preste  atención a potenciales señales tempranas de cambios que podrían afectar la arquitectura económica y social construida alrededor de la anchoveta peruana. Algunos de estos cambios podrían ser incluso positivos pero hay que conocerlos para poder aprovecharlos mejor.

A continuación:

Cierre de la Segunda Temporada de Pesca del Stock Norte-Centro de Anchoveta

Leer el artículo siguiente